Algunas pelotas de la infancia (PN)

Algunas pelotas de la infancia (PN)

Los primos Armando Colpaz, Juan Ignacio Colpaz (hermanos entre sí) y Matias Bonfiglio son el apéndice del, quizás, Clan más grande del basquet marplatense.

Nuestra Sección “Básquet en la Sangre” nos llevó a tomar unos mates junto con los primos Colpaz-Bonfiglio. Hoy Armando (el Gringo para todos) es jugador de Primera en el Unión que disputa el Regional y fue bicampeón de la categoría en 2015. Forma parte de la dinastía del Celeste en la última década.

Matias (el Toro), quien volvió a Mar del Plata luego de 10 años de profesionalismo, lo hace en Kimberley de la misma manera. En tanto que Juan Ignacio (Nacho) por sendas lesiones ya no puede jugar al básquet pero lo hizo en Kimberley todas las formativas y algunos años de Primera. Hoy es DT de Bicho Verde en Intermedia y Dirigente del básquet del Dragón.

HISTORIA DE UN CLAN

El Gringo ayuda a descifrar el árbol genealógico de esta familia, que se sabe, es bastante frondoso…

“Matias es hijo del más grande de los 7 hermanos Bonfiglio que son 4 hombres y tres mujeres entre las cuales está mi mamá Francis que a su vez es la mayor de las mujeres.”

“Prácticamente toda la familia estuvo o está fuertemente ligada al básquet. Nuestro tio Hugo era Selección de Mar del Plata en una época donde no estaba la Liga Nacional y jugar Provinciales o Argentinos era lo más alto del básquet argentino. También el Ruso y Quique fueron jugadores.” Aporta el Toro.

“Y resumiendo de toda esa rama Bonfiglio la abuela tiene 15 nietos, es decir que surgimos 15 primos y sólo nosotros 3 jugamos el básquet”, dice Nacho

LOS INICIOS, EL RUSO Y UN DT DE LNB QUE SIGUE IGUAL

“Yo también jugaba el fútbol, hacía los dos deportes juntos. Pero llegó un punto en que los dos no eran compatibles y tuve que elegir. En ese momento el Ruso estaba en plena etapa en Kimberley e influypo mucho en mi decisión directa o indirectamente. Y justo cuando elijo el básquet voy a hacer el 1er Campus del Huevo Sánchez, que en realidad fue Perazzo-Sánchez en la Villa Marista donde mi tio estuvo como Entrenador” cuenta el Gringo.

Aunque Matias aclara: “La realidad es que nosotros íbamos al jardín del Dragoncito Verde, entonces era todo el día en el Club y era inevitable que probaras de todos los deportes. Yo hacía pileta también, aunque agarré el básquet a los 6 y no lo largué más.”

Sigue Armando… “Todos arrancamos en PreminI B y nuestro técnico era Leandro Ramella. También estaban Marcelino Sangrilli, Vidu Spidalieri, el Ruso, el Negro Echevarria. Pero Leandro fue el primero que nos tuvo y hoy dirige Liga Nacional, míralo…

“Se notaba que Lea siempre supo de básquet, no era que estaba aprendiendo, por ahí si dando sus primeros pasos como Entrenador. Aparte jugaba al mismo tiempo en la Primera, él era el base, Lofeudo era el suplente, Marcelino el tirador (y metedor eh!) con una de las mejores manos que vi en mi vida. Y el Negro era el Coordinador General del básquet, tenia el cuartito ese arriba de la tribuna, donde hoy se ponen las transmisiones de radio. Si te tocaba ir ahí era porque algo mal habías hecho, te habías mandado alguna y no se si salías vivo (risas)”, recuerda Juan Ignacio.

Mientras el Toro también recuerda: “La única diferencia del Leandro de entonces con el de hoy que tenía pelo. Mucho pelo. La voz era la misma incluso (risas).”

LLENABAN EL VALENTIN PEREZ

¿Los años en que coincidieron como jugadores de formativas, en la cancha donde les tocara jugar era un verdadero desfile de la multitudinaria familia Bonfiglio-Colpaz, no?.

Gringo: “Nosotros con Nacho para la vida social somos Colpaz, obvio, es el apellido de nuestro viejo, pero en el ambiente del básquet somos Bonfiglio. Todo el mundo lo sabe y algunos nos dicen que somos un Clan. Y puede ser que tengan razón…somos un Clan”

Matias: “Estamos muy ligados al básquet. Mucho más al básquet marplatense. El apellido Bonfiglio desde hace mucho tiempo que es sinónimo de básquet en Mar del Plata. Desde el tio Hugo jugador, después el Ruso que ha hecho una carrera muy buena como Entrenador hasta llegar a nosotros que con el Gringo nos destacamos mucho de manera individual. Mi tia Francis, la mamá de ellos, también estuvo con el básquet de manera institucional con el Club o la AMB.

Nacho: “Es verdad, mi vieja fue Presidenta del Minibásquet mucho tiempo. La primera mujer en presidir eso que no es un dato menor en esas épocas“.

Gringo: “Esto del básquet no es nuestro, viene de esa familia. Mi mamá no es que se le ocurrió porque nosotros jugábamos. Por ahí si se motivó más, pero ella vivió básquet toda su vida con sus hermanos antes que llegáramos. Compartió muchísimo con nosotros, muchos viajes con el básquet, hasta uno a Uruguay. Vivimos y crecimos con este deporte y esperamos, ahora que ya somos los grandes, poder transmitírselo a las nuevas generaciones de la familia”.

Juani, el Toro y el Gringo en Once Unidos (archivo fliar)

Nacho, el Toro y el Gringo en Once Unidos (archivo fliar)

EL CAMBIO DE CAMISETA Y EL PROFESIONALISMO DEL TORO

Kimberley es sinónimo de familia para ellos. Es su casa. Es amor, pero las circunstancias de la vida o del propio básquet los llevó a jugar en otros Clubes.

“Yo no. Yo toda la vida defendí el verde y blanco” chicaneó Nacho a los otros dos que si vistieron otras camisetas.

“Si, es verdad. Y ahí en esos cambios es donde el Toro encara para un lado que es el profesional/nacional y yo agarro para otro que es local” comienza a relatar Armando.

Matias: “Yo decidí probar lo que era la parte profesional del básquet donde a los 16/17 me voy a Peñarol y arranco una carrera de 10 años jugando profesionalmente en muchos lugares y categorías. Pero los últimos 3 años de esa etapa los hice a la par del estudio de Contador Público”.

“No me costó tanto irme porque ahí es que me lleva mi tio (el Ruso) con Silvio Santander que estaba en la Liga, junto con Marcos Mata aparte sabía bien lo que quería. Si cuesta un poco el cambio de la parte profesional y bajar a la parte amateur, otras costumbres y ritmos, estilo de vida… Pero bueno, yo también sufrí un accidente en el deporte (NdeR: tuvo un ACV hace 3 años luego de un partido en Santa Fé del que no quedaron secuelas) que me hizo ver las cosas de otra manera. Quise seguir jugando pero la verdad es que no me sentía bien, tenía miedo de tanta exigencia y opté por volver a las fuentes y a la familia que se la extrañaba y cumplir con la cuenta pendiente de llevar a Kimberley a otro nivel deportivo y eso estoy”.

“En mi caso siempre fue Unión el otro, aunque tuve un muy breve paso por Atlético Mar del Plata en el que ni siquiera pudimos empezar a jugar”, empieza a recordar el Gringo.

“La idea era jugar la Liga B que hoy es el Federal como juvenil, me vinieron a buscar cuando vi que Kimberley no iba a jugar Junior, yo fui. Y fui chocho de la vida, era una idea fantástica. Pero un día cayó Bacciadone en la plaza donde estábamos haciendo pretemporada y cortó todo, no me acuerdo bien que pasó pero quedó trunco, una lástima. Fue bien fugaz el paso.”

“Pero quedé con Unión y ya ahí jugaba con Lofrano en Juveniles y De Paz en Sub 22 y Primera ya me cambiaba. A partir de ahí empezamos a ser lo que es Unión hoy, que ganó todo. Es un gran Club que ha hecho las cosas muy bien y me parece que se acomodó como la tercer potencia marplatense. Volví un año a Kimberley cuando llega Goiburu que la idea era repatriar a los históricos del Club para el Provincial. Anduvimos muy bien pero yo no comulgaba con la idea que tenían de una Primera porque para mí son 8 mayores y 2 o 3 juveniles que se ganen el puesto para rotar y se estaba encarando para el lado contrario. Entonces decidí volver a Unión una vez más que es el lugar que me ha dado un nombre por todo lo que logramos”

EL TÉCNICO-DIRIGENTE

Juan Ignacio hoy despunta el vicio del básquet al costado de la cancha como Entrenador del equipo “Bicho Verde” en la categoría Intermedia de la AMB. Mientras que a la vez cumple funciones como directivo del básquet de Kimberley

“Me encanta picar la pelotita pero lamentablemente ya no puedo. A los 13 años me rompí los ligamentos de la rodilla y un tiempito después jugando al fútbol me rompí el fémur. Me rompí todo de muy pendejo, eso me trabó un poco. Y el año pasado jugando contra Teléfonos me terminé de romper la rodilla y ahí si me prohibieron seguir jugando al básquet.”

“Entonces como no puedo jugar más, encontré una veta en la parte dirigencial hace ya unos 4 años y este año con Andres Zariello manejamos el básquet del Club y a la vez me encontré un grupo de amigos, todos de mi camada, jugaban conmigo, que querían jugar Intermedia, no tenían DT y agarré. No me queda otra más que vivir el básquet con la pizarrita y dibujar jugadas. Me gusta eh, y lo disfruto, pero picar la pelotita es otra cosa”

LA OTRA PASIÓN Y EL CAFÉ AGRADECIDO CON LA FAMILIA

-¿Los 3 son de Racing?

-Seeee!!!! Respondieron al unísono

-Que cagada, no?

-Noooo!!!! Como? La guardia imperial papa!, se defiende Nacho. Y sigue…a los 3 nos une la misma pasión. Nos une Kimberley, el básquet y Racing. También es de familia esto, los tíos son todos de la Academia.

Agrega el dato el Toro: “Somos la tercera generación de Racing porque el abuelo también. Y de los 15 primos, 10 seremos hinchas de Racing”

“Si”, interrumpe casi indignado el Gringo “hay algunos en el medio que se hicieron bosteros o gallinas porque vivieron primero la mala época de Racing y las buenas de ellos donde ganaban todo. Unos exitistas! Y después viene la camada más chica de primos que también son de Racing”

-Bueno, reconozcamos algo, la mala época de Racing se extendió muchos años…¿se acuerdan dónde estaban en el 2001 donde cortaron esa sequía de más de 36 años sin salir Campeón?

Responden otra vez los 3 al mismo tiempo: “Si, en el café de la esquina de Castelli e Independencia, donde está la parada de taxis frente a El Negrito”

“Estaba el fútbol codificado en ese entonces, teníamos con el Toro 15 años y el Gringo un poco más. Fuimos toda la familia eh! Eramos como 10 o más. Y era cábala desde que le ganamos a Lanus con gol de Bedoya que arrancó una buena racha. Nos habremos visto los últimos 5 o 6 partidos ahí, todos juntos le caíamos, el dueño del café chocho (risas), y de ahí nos fuimos todos juntos también a Canal 8 a festejar.”

-¿Iban a la cancha?

“Solíamos ir a la cancha, pero no tanto, nos tenían que llevar. Hubiésemos ido pero éramos muy chicos, aparte fue en cancha de Vélez y el momento del país era pésimo, hacía una semana que se declaró Estado de Sitio y el partido se había suspendido, terminamos saliendo campeones un 27 de diciembre. Me acuerdo que el único que estaba en la cancha fue el tío Quique. Ahora ya de grandes vamos, y con el Gringo estuvimos en el último título en el Cilindro”, recuerda Nacho

-Con el FPT, obvio que no ¿pero después mientras duró el Futbol codificado nunca volvieron a ese café? 

“No, muy raro. Por ahí por eso, porque no respetamos la cábala, tuvimos que esperar 13 años más para salir campeones.”, responde Matias.

-Bueno, pero al lado de los 36 años, esperar 13 no es nada…

“No claro que no, imagínate que en el 2001, a pesar de que estuvo la Supercopa del 89, el Ruso o Quique lo vieron campeón por primera vez. Un sufrimiento…y nunca vendimos el sentimiento porque de chico era fácil ser de Boca o River y hasta de Vélez porque ganaban y ganaban. Y nosotros nada, jaja!” concluye el Gringo.

ME GUSTA. NO ME GUSTA.

Que gusta o no del otro. Para algunos es la parte difícil de la nota, para otros, la fácil…

Juan Ignacio: Toda la vida fuimos unidos. Con el Toro compartimos grupo de amigos, tenemos una peña de los martes de hace 10 años y con el Gringo comparto la mitad de mi vida. Vivo con él, mismo colegio, él dejaba algo y lo agarraba yo. Hasta lamentablemente me tocaban los mismo profesores que el dejaba un año despúes. “Ah, vos sos Colpaz” me decían, mmm… (risas). Era bravo el Gringo de chico, de ahí viene el apodo. Llegaba un punto en que negaba la relación, pero no duraba mucho, jajaja!. Pero de los dos en común no me gusta que hayan sido mejores jugadores que yo. Soy el peor de los tres, está clarísimo.

Matias: A mi no me gusta del Gringo, y hasta lo lamento, que no se haya dedicado al básquet con seriedad en el momento que correspondía. Por ahí por el laburo de noche o porque no tuvo ganas, no sé, pero no lo hizo y para mi fue un gran desperdicio. Se dedicó tarde, hoy en día se convirtió en un referente, es uno de los mejores 5 jugadores de Mar del Plata. Tenía y tiene las condiciones. De Nacho malo no puedo decir nada, es el hermano que no tuve. Desde chicos siempre juntos. Y cuando habla de grupo de amigos, ojo, es un verdadero grupo de amigos en el que me incluyó y hoy somos parte los dos.

Gringo: En el caso del Toro es lo mismo que dijo de mí pero al revés. Le admiro que pudo dedicarse al básquet y al deporte de manera profesional, vivió del básquet. Ese era mi sueño también. Y me parece que se merece un respeto extra acá porque vino a jugar un Torneo local, un tipo que fue profesional y ganó plata y cosas con el básquet.

Y no me gusta que haya sacado campeón a Kimberley que yo no pude, ganó el Lobo de Mar que yo tampoco pude y no pudimos jugar juntos todavía (risas). Y de Nacho que es la parte buena de mí, que todos les dicen que es igual pero con virtudes…cocina, atiende gente, ordenado, humilde, lo odio! Jajaja!

LA ANÉCDOTA

Hay millones de momentos que seguramente vivieron o compartieron. Pero siempre se necesita una anécdota. En este caso que tenga que ver con el básquet  y los tres juntos. Pensaron un rato y la encontraron…

Irreproducible. No a la violencia. Pregúntensela. Aparte seguramente tendrá tantas versiones como los tantos protagonistas que tuvo.

Sobre el autor

Ignacio Saraceno (saraceno.ignacio@gmail.com)

En Twitter e Instagram: @ignaciosaraceno. Periodista desde 2007. Co-Fundador de PN. Jefe de Prensa y Redactor de diferentes Organizaciones y Eventos de AMB, LNB, CABB y FIBA Américas.

Hay 2 comentarios. Agrega el tuyo!

  1. 09-01-2016 | Chelo Schiavoni dice:
    Que linda nota de 3 grandes AMIGOS que me ha dado este hermoso deporte de la pelota naranja! Felicitaciones FAMILIA BONFIGLIO jeje
  2. 13-01-2016 | Diego H. dice:
    Tuve la suerte de conocerlos muy bien a los tres "GRANDES PIBES" Abrazo a los 3 y a toda su FAMILIA.

Participa del debate!

Protected by WP Anti Spam