De los creadores del básquet

Coparon Brasil (foto: FIBA).

La niña bonita de Estados Unidos. Llegaron a su medalla de oro 15 y no dejaron dudas en Río. Serbia plata y España bronce. 

Desde aquella derrota en Seúl 1988 a manos de la Unión Soviética, la selección de Estados Unidos recibió un llamado de atención. Venían de ganar la medalla de Oro desde los Juegos de Berlín en 1936, la primera vez que el básquet era Olímpico. En Moscú 1980 se bajaron por boicot por estar siempre en contra de la Unión Soviética.

Después de esa derrota en el 88, Estados Unidos dejó de jugar con equipos “B” que tenían mayoría de universitarios. Barcelona 1992 fue el punto de quiebre. Todos NBA. Y para arrancar, nada mejor que hacerlo con lo mejor de lo mejor. El “Dream Team” que se comió crudos a todos. A partir de ese momento siempre fueron los NBA los que sacaban diferencias por la medalla de oro.

Repitieron en Atlanta 96 y Sydney 2000. Para Atenas 2004 llegaron confiados pero se encontraron con la mejor generación del básquet argentino, combinación de jugadores aptos para la competencia de primer nivel con el ingrediente de la garra y mística que impuso el equipo.

Kevin Durant MVP (foto: FIBA).

Los yanquis volvían a tener una lección similar a la del 88. Las mejores de la NBA no pueden fallar, tienen que estar en su mayoría para no dejar dudas y dejar atrás esa derrota que nada les gustó. Sólo así Estados Unidos se aseguró su oro en Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016. Los de elite tienen que estar porque el resto los puede poner en aprietos.

Una vez que están los mejores nadie las para. Corren y tiran, corren y tiran y así durante 40 minutos en FIBA, mientras que en la NBA meten 48. Están dos escalones arriba de España y a tres de todo el resto. En rebotes te derrotan piscológicamente y cuando quieren bajan el culo y defienden para que nadie los pase, sobre todo en el segundo cuarto.

Nuevamente les sobra básquet y físico. Veremos que pasa en Tokyo 2020 después de meter tres medallas consecutivas de oro.

Kevin Durant MVP y Carmelo Anthony el jugador de básquet con más medallas de oro para Estados Unidos. Aprendió la lección en 2004 y luego ganó tres al hilo. Se desempaña con más prolijidad en la selección que en su equipo los Knicks, franquicia que está en deuda hace varios años con los playoffs de la NBA.

Pau imparable en la pintura (foto: FIBA).

Por último, Serbia y España. No se enfrentaron entre sí pero se llevaron medalla. A priori todos jugaban por la de plata. Ser finalista era ser el mejor después de USA. El bronce te da ese plus de ganar la medalla si ganas el partido. Y eso fue lo que hizo España con Australia, que se quedó sin nada a pesar de ser el más regular del torneo.

Serbia derrotó a Venezuela y China para pasar 4to de Grupo “A”. Después ganó lo que tenía que ganar. Dejó atrás a Croacia que llegaba con una buena primera fase e hicieron lo propio con Australia en semifinales. España no pudo obtener ese lugar porque dejó escapar los primeros puntos del Grupo “B” frente a Croacia y Brasil.

Un buen quinteto a modo personal: Patty Mills (Australia), Bojan Bogdanovic (Croacia), Kevin Durant (USA),  DeMarcus Cousins (USA) y Pau Gasol (España). Sexto hombre: Paul George (USA).

Ver estadísticas 

 

Sobre el autor

Bruno Grassi (bruno-grassi@hotmail.com)

En Twitter: @brunograssi. Periodista desde 2007. Co-fundador de PN. Redactor y Productor. Trabajó en campo de juego de transmisiones varias de Liga Nacional y en el diario "El Atlántico".

No hay comentarios aún.

Participa del debate!

Protected by WP Anti Spam