Los sponsors de Cristo

El Cristo y su vista privilegiada de Rio

El Cristo y su vista privilegiada de Rio

(DIARIO DE VIAJE) Unos días más en Rio y algunas cosas para contarles. Argentina sigue su camino en estos Juegos Olímpicos. Grandes.

Día libre en Rio de Janeiro y momento de hacer turismo bien clásico. Fuimos a conocer el Cristo Redentor, allí en el Cerro del Corcovado. Averiguamos como llegar pero apenas salimos a la calle, en la esquina donde nos alojamos ahí en Botafogo encontramos un cartel que dice “Cristo Redentor 40 minutos caminando”. Dudamos y empezamos a caminar pero no podía ser, así que volvimos a preguntar si podía ser. Por supuesto que no lo era. Hay que tomarse un Bus de línea que sube, luego una combi que sube un poco más y finalmente otra que te lleva al pie del monumento. Cambien ese cartel muchachinhos por favor.

Una vez arriba te sorprende la inmensidad del Cristo y la escenografía que lo contiene y rodea. Ni hablar de la vista fantástica de casi todo Rio de Janeiro. Ahora entiendo la típica imagen explotada hasta el hartazgo desde el Mundial del 2014 con el Cristo en primer plano y el Estadio Maracaná de fondo. No hay photoshop, es perfecta.

Sin embargo, más sorpresa causó los stands que se encuentran ahí arriba. Claro que tienen que cobrar la entrada, la subida o lo que sea. También que haya merchandising o venta de comida. En todos los monumentos del mundo existe eso. Pero toparte con un stand de Hyundai o una pantalla de Samsung y promotoras al pie mismo del Cristo resulta un poco chocante. Jesús tiene sponsors, amigos. A la religión parece ya no le alcanza con sus fieles.

Un rato antes del juego entre Argentina y Brasil estuvimos por el Estadio de Beach Voley en Copacabana. Es impactante lo que levantaron ahí, sobre todo (y una vez más lo digo) por la escenografía y todo lo que lo rodea. Algo más “Rio” que el Cristo puede ser Copacabana misma y como los brasileros entendieron todo montaron algo fantástico en un punto neurálgico y característico de la ciudad. De todas formas, nos tocó ir bien arriba y el vértigo que uno sufre no me dejó disfrutarlo del todo. Más pensando en que solo se trataba de una estructura tubular. Miedo.

El impactante Estadio del Beach (Reuters)

El impactante Estadio del Beach (Reuters)

Como el Beach era por la mañana me permitió poder hacer a tiempo de tomarme el Metro y BRT para llegar cómodo al Parque Olímpico de Barra de Tijuca (poco más de una hora de viaje) para el juego entre Argentina y Brasil en el Arena Carioca 1. Otro momento mágico que nos hacen vivir estos jugadores. Cuando uno pensaba que ya había visto todo con ellos en varios lugares distintos, te demuestran que estás equivocado. Siempre tienen algo más para dar y de la mano de las tareas descomunales de Nocioni y Campazzo se ganó en doble suplementario.

Ustedes lo vieron. Y les quedará el recuerdo para siempre de ese partido. Pero para los pocos argentinos que tuvimos la oportunidad de estar en ese Estadio lleno de brasileros (que no paran de cantar en contra de Maradona) fue algo imborrable. La sensación de entrega del equipo se percibía como nunca. Lo de Andres Nocioni no tiene nombre, mucho más pensando en la revancha personal que significó para él luego de aquel triple fallado en Saitama, Japón en 2006.

Otra de las experiencias que seguramente muchos argentinos tuvieron por aquí fue disfrutar una de las tantas pantallas que hay en las playas mismas, en stands o en los alrededores de Copacaban o Ipanema. En uno de esta última disfrutamos y sufrimos lo que fue la Final de Del Potro-Murray por el oro en tenis.

No fue el final esperado pero el ambiente como en todo Rio fue de fiesta total. Estos Juegos son la verdadera fiesta del deporte.

Sobre el autor

Ignacio Saraceno (saraceno.ignacio@gmail.com)

En Twitter e Instagram: @ignaciosaraceno. Periodista desde 2007. Co-Fundador de PN. Jefe de Prensa y Redactor de diferentes Organizaciones y Eventos de AMB, LNB, CABB y FIBA Américas.

No hay comentarios aún.

Participa del debate!

Protected by WP Anti Spam