Juegos Olímpicos

Alma de pibes

La felicidad de los jugadores argentinos.

(Desde Londres) Argentina le ganó 82-77 a Brasil y pasó a Semifinales de los Juegos Olimpicos. Pero no sólo eso. Esta Generación de “pibes” nos llenó una vez mas de orgullo a todos los argentinos, a todos los basquetboleros.

Quedaremos entre los 4 primeros de los Torneos grandes por enesima vez en 10 años. Solo el Mundial de Turquia nos dejó en el 5to. Como se vivió otra noche histórica para la Argentina en el North Greenwich Arena de Londres.

En Twitter: @ignaciosaraceno

Ponganse de pie, gente. Festeje, salte, grite, abraze al de al lado, al televisor, bese la bandera, la camiseta. Que lindo que es ganarle a Brasil. Por tercera vez consecutiva estos “pibes” les ganan un partido importante (Turquía ’10, MdP ’11, Londres ‘12) dándoles una clase no sólo de básquet sino también de temperamento y actitud. Enseñándoles que en estas instancias hace falta un poquito más. Algo de Corazón. Algo de Alma.

Lo primero que tengo que decir es que en la descripción del Estadio de hace unos días en este Sitio no me quede corto, sino cortisimo. El North Greenwich Arena es IMPRESIONANTE. Como algún colega me marco, un Estadio NBA. Cuatro niveles, escaleras mecánicas por todos lados, cubo de led en el medio, sistema de luces y audio de primer nivel. Para unas 20mil personas comodamente sentadas en unas butacas de cine.

Luego de los controles casi aeroportuarios para entrar al Estadio (con scanner y todo), uno ingresa practicamente a un Shopping, mas grande que cualquiera de Argentina. Entre restaurantes, bares, lugares de exposiciones y promociones, cines…hay aproximadamente unos 140 locales. Ojo que cuando digo restaurantes o bares no son puestitos de pancho eh! Hay hasta uno argentino llamado “Gaucho” donde el bife de chorizo cuesta unas 35 libras, hagan la cuenta.

En la previa, eramos visitantes. Y durante el partido también. Había más brasileros que argentinos (muy desperdigados). Y obviamente los ingleses no iban a hinchar por Argentina, algunos hasta iban de previa del partido de USA. Asi que imaginense el resultado cuando el animador le preguntaba a la gente: “Who is supporting Brazil?”, “Who is supponting Argentina?” (Quien apoya a Brasil? Quien apoya a Argentina?). Odio total, pero el argento siempre se hace sentir…

Empezó el partido, un poco complicado y parejo. El planteo de Julio Lamas y Sergio Hernández era bueno. A eso, la efectividad de Argentina hacía que no se fuera de las manos al punto de cerrar el PT 46-40. Los “longevos” (como ellos mismos se llaman) estaban demostrando que iba a ser difícil que pudieran no sólo con la efectividad antes mencionada, sino con la garra que le iban a meter. Por ejemplo, los rebotes, el gran deficit argentino por falta de gente grande, fue un rubro en el cual estaban dominando. A fuerza de saltar, bloquear y pelear todas.

El show de entretiempo y entrecuartos muy bueno. La clásica kiss-cam para que se besen las parejas, los Crazy Dunkers (volcadores) y demás cosas que pudimos experimentar en el Preolímpico de Mardel. Ah…la major musicalización del mundo. Si hay algo que reconocerles a los ingleses, es que tienen buena musica, y el DJ no le erraba.

El Segundo tiempo fue bien administrado por los nuestros, aunque el sufrimiento es inevitable como también lo era la reacción brasilera que llegó en el último cuarto poniendose a 2 puntos. Pero ahí entro en juego la experiencia para pasar esa tormenta y cerrar el juego como se debe. El partido, mas allá de la diferencia de 8/10 puntos que manejo Argentina, era parejo.

Y así fue, como les contaba al principio, ese grupo de “nenes” de la foto festejaba como tal un pase a Semifinales en los Juegos Olímpicos ganandole a Brasil. Como si nunca hubiesen ganado nada, como si fuera su primer logro. Como si fuera el último, lo cual dudo porque se viene USA y ellos saben como ganarles.

Luego del partido, todos los argentinos desperdigados por el Estadio se juntaron en un mismo punto en el anillo exterior casi espontáneamente a cantar y celebrar. Hay videos, después se los muestro. Un argentino oia el griterio y se sumaba. El ruido familiar los atraía y así fue que no pasaron desapercibidos como en ninguno de los 40 mínutos de juego. Así fue que los brasileros se fueron tristes y nosotros con el pecho inflado diciendo que estos “pibes” son nuestros.

Para cerrar, les dejó unas lineas escritas por el colega Gabriel Rosenbaum de La Voz del Interior de Córdoba. Hechas hace 4 años, cuando Argentina ganaba el bronce en Beijing. Pero tranquilamente sirve para explicar y/o entender a esta Generación Dorada.

–         PERTENENCIA ( por Gabriel Rosenbaum, La Voz del Interior)

¿Qué hace que esos muchachos se abracen así, de ese modo, como si quisieran que ese instante eterno no pudiera deshacerse jamás? ¿Qué hace que “Manu” Ginóbili se retuerza de los nervios durante el partido y, con el pecho inflado, les pegue un abrazo inmortal a Carlitos Delfino y a Paolo Quinteros, agradeciéndoles el bronce que él no pudo ayudarles a conseguir?

¿Qué es lo que hace que ese caballo del “Chapu” Nocioni desoiga a los médicos y juegue aunque no pueda, y muerda como un león y se tire de cabeza a buscar una pelota y corra para reventar de un abrazo a su amigo del alma “Leo” Gutiérrez, que jugó “el” partido de su vida?

¿Qué es lo que hace que media docena de millonarios sean felices por algo tan abstracto y sutil como el honor de saberse medallistas olímpicos? ¿Qué es, sino el amor al deporte argentino y a nuestra Liga?

¿Qué es, sino un sentimiento de pertenencia profundo e intransferible a un grupo, a una generación dorada que hizo posible lo imposible?

¿Qué es, sino un agradecimiento a los orígenes, a las raíces, a ese básquet argentino que tipos como León Najnudel les dejaron como legado?

Pertenencia. Tan simple. Tan humano. Tan entendible.



Ignacio Saraceno (saraceno.ignacio@gmail.com)

En Twitter e Instagram: @ignaciosaraceno. Periodista desde 2007. Co-Fundador de PN. Jefe de Prensa y Redactor de diferentes Organizaciones y Eventos de AMB, LNB, CABB y FIBA Américas.

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi