Internacional

Argentina no pudo con Brasil

Thiago Splitter (ligateunafoto.com)
Thiago Splitter ante la marca de Gutiérrez (ligateunafoto.com)

En el segundo juego de preparación rumbo al Mundial de España, Argentina sufrió su primera derrota. Fue ante Brasil 68-59, ayer había derrotado a Angola.

En el segundo juego de preparación rumbo al Mundial de España, sufrió su primera derrota. Más allá del resultado hubo varios puntos para destacar, como la defensa, Facundo Campazzo y Matías Bortolín.

Argentina aprobó con una buena calificación el segundo examen en su ruta hacia el Mundial de España.

Nuevamente sin Luis Scola y Marcos Delía, el equipo nacional sacó a relucir sus cualidades ante un rival que llegó completo al partido que se jugó en Río de Janeiro.

Argentina se paró muy bien en el comienzo del partido, metió presión arriba y dificultó la ofensiva de su rival, que recién pudo anotar sus primeros puntos de cancha cuando promediaba el segmento. Tiago y Nene fueron bien anulados por el cerrojo que impuso Lamas.

Cuando Brasil fue más punzante y agresivo, especialmente al generar segundas opciones en el aro contrario, se invirtieron los papeles. Los de Magnano tomaron el control ante un Argentina que le costó encontrar el aro, sobre todo de larga distancia.

Con esos argumentos, el local sacó seis de ventaja al finalizar el cuarto inicial: 20-14.

Con la rotación llegó la reacción de Argentina. Fue clave el ingreso de Campazzo y Richotti, sumado al trabajo de un Bortolín tan agresivo como certero. El jugador del Canarias arrancó enchufado y hacia lo que mejor sabe, quebrar la primera línea con sus habituales penetraciones.

Cuando la visita se dio cuenta que el negocio estaba cerca del aro, fue reduciendo la ventaja, hasta que logró recuperar la supremacía en el marcador. Con Prigioni en cancha se vio lo mejor de Argentina en el tramo final de la primera parte.

La mayor dificultad para los de Lamas fue evitar los rebotes en ataque de su rival (Tiago Splitter y Nene fueron una pesadilla ganando el tablero contrario), y debido a eso se fue al descanso largo perdiendo por uno: 33-32.

Brasil fue una máquina en el inicio de la segunda parte. Explotó el juego interno con Nené y Splitter y llegó a escaparse por diez. Argentina no estuvo certero y sufrió cada contra de su rival en ese pasaje.

Argentina emparejó las acciones a partir de la rotación, pero además fue paciente para ejecutar las ofensivas, una cualidad interesante teniendo en cuenta como se estaba dando el trámite del partido. Y atrás volvió a contener a su rival, lo alejó del cesto y ya no le permitió gravitar.

Bortolín primero y Campazzo después, fueron los hombres donde se apoyó el funcionamiento del equipo. ¿El punto a favor? dos jugadores de la nueva generación para tirar de las riendas.

A los de Lamas les alcanzó para dejar el marcador a uno antes de ingresar a los diez minutos finales: 49-48.

En el último capítulo Brasil lo atropelló de entrada, metió un parcial de 7-0 y se volvió a alejar en las cifras (56-48). También fue favorecido con dos faltas técnicas sancionadas a Nocioni por sus reclamos, algo que Julio Lamas se encargó de pedir a sus jugadores en el tiempo muerto que solicitó: “Hablar con los árbitros no nos sirven, saquenselo de la cabeza”.

Campazzo le imprimió otro ritmo al juego volviendo loca a la defensa carioca, Argentina redujo la ventaja, pero no le alcanzó para darlo vuelta. Algunos fallos arbitrales, la pobre efectividad de larga distancia (3/19 triples) y los rebotes que Brasil le tomó en su propio tablero (16) conspiraron contra sus chances.

Para colmo Gallizzi, el hombre encargado de controlar a Varejao, se fue por faltas cuando quedaban 4m34s para terminar el juego. Aún así, Argentina tuvo chances de ganar hasta el último minuto. Fue cuando Larry Taylor, con un triple a cuarenta y siete segundos del cierre, torció definitivamente la historia en favor de Brasil.

Basquet Plus



debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com