Internacional

Arrancaron los Lakers

Con Davis y LeBron a tono, igualaron la llave vs Portland. También se recuperaron los Bucks, mientras que Houston y Miami dieron el segundo paso triunfal.

Los Lakers hicieron los deberes que el profesor Vogel había mandado para casa, mejoraron en los tiros exteriores -aunque también maquillaron la estadística cuando el partido estaba ya decidido- y amarraron una victoria por 111-88 que les da el empate en la eliminatoria.

Desde el comienzo se vio a Anthony Davis con otra marcha, como con ganas de reivindicarse tras alguna crítica recibida después de la derrota de dos días antes. Machacaba con mucha más furia y buscaba con insistencia los emparejamientos sacando de ellos el máximo rédito, se atrevía con los triples, forzaba acciones inteligentes en defensa, etc. Dominio absoluto en las dos áreas y durante casi 30 minutos, lo que estuvo en cancha, y a él sí que nadie le hizo sombra. Se marchó con 31 puntos y 11 rebotes, el mejor de la noche, y puso a su equipo en el mapa después de las dudas generadas.

Si hablamos de los interiores de los Lakers, los exteriores también tuvieron su dosis. El primer pequeño estirón llegó con dos triples de Kentavious Caldwell-Pope, que también se fajó en defensa. Alex Caruso y Danny Green estuvieron perdidos, pero por contra J.R. Smith pudo saltar a cancha y disfrutar el suave sonido de la red al meter un triple. LeBron James tuvo un partido de dejar hacer pero sin dejar de hacer: acabó con 10 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias.

Milwaukee reaccionó, a medias…

Han puesto el dique de contención, pero todavía no han sacado a pasear el portaviones. En el segundo encuentro se han impuesto a los Magic por un global de 111-96, controlando el partido pero con algunas grietas que querrán cerrar en los próximos compromisos.

El victorión de los Magic en el primer partido fue una sorpresa de las gordas. Lo hubiera sido todavía más que hubiera llegado una segunda seguida. Están sin Isaac y Gordon todavía no puede volver, además de Mo Bamba. Tienen bajas de gran calado y aun así sacaron adelante ese encuentro de apertura. Esta vez los Bucks cortaron por lo sano desde el principio, sin dar aire a los de Florida para que se fueran en el marcador en los primeros minutos, y pudieron llevarse el premio.

En los primeros minutos los de Budenholzer sí demostraron ser el equipo que han sido durante los meses anteriores al parón por la pandemia, asfixiando al contrario sin necesidad de subir mucho las líneas y con el juego centrado en Antetokounmpo (totalizó 28 puntos y 20 rebotes) para que él decida si ir con todo o sacarla fuera para los tiradores.

Pero por momentos la relajación de un equipo que veía ya controlado el encuentro dio paso a los nervios y que jugadores expertos como Augustin o Ross y no tan expertos como Markelle Fultz se vinieran arriba y apretaran en los últimos minutos. Los Magic, sin apenas gasolina y con Vucevic como bandera (32 y 10 tableros), bajaron de los diez y quisieron soñar, pero no hubo final feliz. Milwaukee recupera la senda de la victoria pero no da pistas de ese equipo que aplastaba…

Houston se encamina a las semis del Oeste

Después de los dos primeros encuentros de playoffs están consiguiendo el respeto que muchas veces les ha faltado de puertas para afuera y quizá el inicio del algo parecido al temor. El temor de unos ricvales que seguramente tengan cada vez menos ganas de encontrárselos por el camino.

En un partido en el que fallan 37 de los 56 triples que tiran (y nunca había tirado tanto de tres la franquicia texana en un encuentro de playoffs) pero acaban ganando por dobles dígitos la vieja defición de unos Rockets que lo único que hacen es eso, tirar triples, y que si no los meten no ganan se queda absoleta por completo. Ayer, en plena sangría desde la línea de tres (llegaron a enlazar 15 fallos en la primera parte) les sacó las castañas del fuego el rebote en ataque. Sí, como suena. Los bajitos ganando los balones aéreos. Cogieron 11, 3 más que su rival. Este es un equipo que, salvo excepciones, no suele ser avasallado en el rebote. Tampoco en defensa, donde tiene momentos brillantes con un estilo propio, extraño pero eficaz. Como no tienen una referencia interior clara se dedican a cambiar continuamente de par, les da igual las veces que tengan que hacerlo. Esa táctica acaba por confundir a algunos rivales y es justo lo que le está sucediendo a los Thunder.

Los Rockets se impusieron por 111 a 98, con 21 puntos de Harden y 19 de House. Están 2-0 y madura el K.O.

En equipo y en silencio

Así se comporta el Miami Heat de Erik Spoelstra. Vencieron, a puro triple, 109-100 a los Pacers y enfilaron su segundo triunfo. Esta vez hubo dos protagonistas por encima del resto. Primero Duncan Robinson, un triplista absolutamente excepcional que ha anotado de tres más que nadie en la temporada regular y que igualó el récord de tiros de tres anotados de la franquicia en playoffs con 7 aciertos… en 8 intentos. Después de hacer un 2/6 en el primer encuentro de la serie se rehizo a lo grande y a punto estuvo de igualar también un récord global que ostenta Robert Horry: meter 7 triples seguidos sin fallo. Robinson falló el séptimo. Entre él y Goran Dragic, el segundo protagonista, rompieron el partido en el tercer cuarto. Y el esloveno, con ayuda de unos y de otros aunque principalmente él, mantuvo la distancia conseguida hasta el final. El base, que empieza a pintar canas a sus 34 años, ha llegado en un momento de forma magnífico a estos playoffs. Esta vez fueron 20 puntos y 6 asistencias con un 50% de acierto desde el triple. El primer día, 24+5 y 6 rebotes.

Los Pacers, como era de esperar, están echando mucho de menos a Domantas Sabonis. No porque el otro interior lo esté haciendo mal Myles Turner fue de lo mejor esta vez (17+8 y 5 tapones), sino porque no andan sobrados de efectivos. Oladipo, que el primer día apenas jugó por un golpe en el ojo, no está cerca de su mejor forma. Firmó 22 puntos pero con una serie de tiro muy mala y fallando muchos lanzamientos cuando su equipo intentaba engancharse al encuentro. Y a T.J. Warren se le está secando la pólvora. Ya lleva en Disney World los mismos partidos de menos de 25 puntos que de más (cuatro por cada lado). Los tres últimos han caído del lado malo y esta vez se quedó en 14 con un 0/5 en triples. Ante esta situación el pívot lituano se antoja más necesario si cabe, sobre todo porque enfrente hay un equipo en una situación meridianamente contraria a la suya.

 

FUENTE: AS.COM



Planeta Naranja (planetanaranja@hotmail.com)

En Twitter: @PN_basquet. En Instagram: @planeta_naranja. En Facebook: /planetanaranja913. Medio de comunicación creado en 2007 que brinda contenido de básquet marplatense, Nacional e Internacional en todas sus categorías. Estamos en Radio e Internet.

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com