Mar del Plata

Buscando la nueva normalidad

Técnica individual (Campus Peñarol)

Los Clubes del básquet de Mar del Plata trabajan en un Protocolo para presentar a las autoridades y volver a los entrenamientos.

La inquietud de dos Clubes principalmente ya fue trasladada y puesta en consideración de todos. Ya hubo reuniones por Zoom, se trabaja en el borrador y esta semana definirán la propuesta. La AMB articulará en la presentación que debe ser ante las autoridades Municipales y Federación.

Hay que ser agradecidos con las medidas que se tomaron y en el tiempo en que se hicieron. Más allá del daño colateral económicamente hablando que nos hará, no caben dudas que Argentina -en líneas generales- cumplió y le salvó la vida a mucha gente.

No lo vamos a comparar con Europa donde se actuó tarde pero también donde prácticamente fueron tomados por sorpresa. Solo hace falta mirar a nuestro vecino Brasil, que tuvo el mismo tiempo que nosotros, pero sufre por su desorganización e irresponsabilidad representada en la figura de Bolsonaro. Los resultados están a la vista, ni hace falta mencionarlos.

Sin embargo, y como ya hace dos semanas, es importante que Argentina empiece a ver las situaciones puntuales de nuestro extenso territorio. Las cifras a nivel nacional cambian cuando se analizan localidad por localidad. Ese es el caso de Mar del Plata que prácticamente no tiene circulación del virus. Es cierto, en las últimas horas surgió un nuevo caso el cual habrá que investigar la cadena de contagio y de posibles casos posteriores. No hay que confiarse.

No obstante, en una ciudad tan densamente poblada la situación es altamente positiva. En ese contexto las pruebas piloto de comercios este fin de semana y, también, los pedidos de más actividades para volver al ruedo. En ese segundo grupo están los Clubes de básquet marplatense.

Está claro que los partidos no volverán en el corto plazo. Un deporte con tanto contacto físico requiere de una seguridad sanitaria que hoy nadie le puede asegurar. Pero los Clubes de la AMB ya están trabajando en conjunto en la elaboración de un Protocolo que les permita –al menos- volver a abrir sus puertas para entrenamientos.

Las condiciones para ello son varias y muchas de las que dicta nuestro sentido común y que aplicamos en casa, pero deben ser aprobadas primero por un médico infectólogo, para poder ser presentada a las autoridades de la ciudad y la Provincia quienes son los que deben dar el OK definitivo.

El básquet tiene un bagaje de trabajos en técnica individual (sin necesidad de contacto) muy amplio, casi como ningún otro deporte. La cantidad de aristas en las que se puede trabajar con o sin pelota sobre un basquetbolista de cualquier edad son muchas y eso es lo que le da más sentido al pedido.

Distancia de dos metros entre jugadores (dos por media cancha) y entrenador, pelota desinfectada o cada uno con su pelota, cada uno con su botella, vestuarios cerrados, sólo el jugador entra al Club, desinfección completa del mismo en el ingreso. Son algunas de las medidas que le darán forma al pedido.

Claro que todo esto requiere también de la conducta y consciencia individual. La suspensión de clases y el cierre de Clubes o comercios tiene como objetivo reducir la circulación de gente en las calles y la interacción de las mismas también en el trayecto desde sus casas. Si no hay a donde ir, no se va.

Por eso, esto deberá ser acompañado de la idea de no tomar transporte público y que el hecho de ir a entrenar al Club sea solamente eso, ir al Club ida y vuelta. Para jugadores y entrenadores, sería una actividad más exceptuada, pero solo esa. La clave sigue siendo quedarse en casa el mayor tiempo posible.

Hay otra cosa que es real. Que las autoridades no lo dicen para no asumir un costo político sobre eso o para no causar mayor malestar, pero es evidente que hasta que no aparezca una vacuna o un tratamiento efectivo que permita una cura en días como una gripe, deberemos asumir muchos cambios de hábitos que le darán forma a la “nueva normalidad”.

Todos lo sabemos y debemos entender que el rol de cada uno es importante, en hacer lo que corresponde e invitar a hacerlo al que no cumpla. No podemos estar esperando que las autoridades nos digan que debemos o no hacer como si fuéramos niños de 3 años. Ya deberíamos haberlo comprendido. Y cuanto más tardemos en poner en acción esa nueva forma de vida que deberemos aceptar como normal, más difícil se nos hará incorporarla.

El de los Clubes del básquet no es un pedido insólito y sin sentido. Tiene sustento y no parece a los gritos desesperados como muchos hoy  hacen lógicamente agotados. La verdad es que si es aplicable, se hará. De lo contrario no quedará más opción que esperar. Pero podemos animarnos y ponernos a prueba. Después de todo, el deporte también es salud.



Ignacio Saraceno (saraceno.ignacio@gmail.com)

En Twitter e Instagram: @ignaciosaraceno. Periodista desde 2007. Co-Fundador de PN. Jefe de Prensa y Redactor de diferentes Organizaciones y Eventos de AMB, LNB, CABB y FIBA Américas.

Agregar comentario

Escriba un comentario

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com