La Liga

Costumbres

Peñarol celebra un título más (Carlos De Vita)
Peñarol celebra el Interligas 2012 (Carlos De Vita)

El hombre es un animal de costumbre, se puede adaptar al medio en que le toque vivir, cualquiera sea el mismo. Hoy nos toca vivir un momento único en la historia del deporte de la ciudad de Mar del Plata. Y lo vivimos con naturalidad…

No está de más poner en relieve esta realidad. Nunca un equipo marplatense, en ninguna categoría de ningun deporte, logró siquiera algo parecido a lo de Peñarol.

En Twitter: @ignaciosaraceno

Un dato. De los 11 títulos que ya posee Peñarol en su historia, 10 fueron bajo esta actual dirigencia (en el mando desde el 2004), y 9 de ellos con Sergio Hernández como entrenador.

Parece normal, pero no lo es. Uno entiende que no toda Mar del Plata puede estar feliz por esto porque los colores tiran mas en muchos casos. Pero es una obligación moral la de decir que realmente todos los marplatenses deberíamos estar orgullosos de un representante a nivel Nacional e Internacional como este Peñarol.

Son entendibles las cuestiones pasionales, reitero, pero es una realidad que necesitamos caer en la cuenta de que en nuestra ciudad no abundan los éxitos deportivos. Y si algo de esta magnitud sucede es necesario tomarlo como ejemplo.

Peñarol cosechó un nuevo título para sus vitrinas, el segundo en la temporada, tras vencer a Pinheiros por 88 a 754 en la gran final del Torneo Interligas, disputada en el estadio Polideportivo Islas Malvinas.

Pinheiros tomó la iniciativa en los primeros minutos de juego. Porque de la mano de un intratable Shamell, autor de 5 puntos en esos instantes principales, el equipo de Mortari pudo tomar una mínima ventaja que hacía suponer que el juego iba a ser durísimo hasta el final.

Tres pérdidas consecutivas de Lamonte y una sorprendente falta de toma de decisiones por parte del mismo foráneo, obligaban a Peñarol a tomar malos tiros bien aprovechados por su rival, que a falta de 5’45’’ del cierre del primer período estaba 10 a 6 arriba, lo que obligó a Sergio Hernández a solicitar minuto.

A partir de ahí todo cambió. Porque el milrayitas pareció despertar de pronto. Leo Gutiérrez se encargó de llevar a su equipo adelante y con 8 puntos (dos triples incluidos) comenzó a marcar diferencias para este Peñarol que, al cierre del primer chico se fue 23-20 arriba, casi sin quererlo.

El inicio del segundo período no tuvo distintas aristas que las del final del primero. Ahora, el intratable –como si fuera raro aclararlo- era Leo Gutiérrez.

Su alma de caudillo y de jugador hecho para esta clase de partidos, impuso en Peñarol una mentalidad completamente ganadora que a falta de 3’10’’ estaba adelante 35 a 29.

Por su parte, en Pinheiros se destacaba su extranjero Shamell, que a base de tiros de media distancia pudo mantener en juego a su equipo.

Pero nuevamente apareció Leo Gutiérrez (y compañía) que, con 16 puntos en esa primera mitad, más algunas corridas de sus compañeros producto de buenas defensas y eficaces ataques rápidos, terminó de sellar el 45 a 33 final antes del descanso largo para Peñarol.

La segunda mitad comenzó con un equipo local ampliamente dominador. Otra vez con Leo Gutiérrez, pero en este caso bien acompañado por Marcos Mata y Martín Leiva, el milrayitas tomó la máxima del partido -56 a 40- con 4’40’’ por jugar.

Un par de errores y descentraciones implicaron una merma en el rendimiento de Peñarol pero, a pesar de esto, Sergio Hernández se las arregló para hacer rotar a sus jugadores de la mejor manera y conseguir nuevamente una importante diferencia en el tanteador.

Martín Leiva se erigió en la carta ofensiva más determinante de los marplatenses durante todo ese lapso (16 puntos hasta ahí), pero la máxima llegó con un triple del recién ingresado Pablo Barrios, que llevó la ventaja a 63-45 con 2’28’’ por jugar.

El final del período marcó un partido casi terminado, con un claro protagonista que se notaba acostumbrado a jugar este tipo de partidos y que desarrolló un desgaste sobre su rival típico de un plantel que sabe la receta para ganar campeonatos. 67-51 y a esperar el último cuarto.

Y así fue ese último período. Peñarol salió con los tapones de punta para cerrar definitivamente el partido.

Leo Gutiérrez, que a esa altura ya era definitivamente el MVP de la final, terminó de cerrar el juego con su jerarquía, bien acompañado del tremendo trabajo de Leiva y la mentalidad ganadora de todo el equipo.

Sin más por hacer, sólo para maquillar el marcador, el milrayitas abrochó una victoria abultada y contundente por 88 a 75.

-SÍNTESIS-

Peñarol 88: Lauría 2, Mata 15, Campazzo 17, Gutiérrez 21, Leiva 17, Lamonte 6, Safar 3, Barrios 3, Giorgetti 0, Reinick 0, Ibarra 4. DT: Sergio Hernández.

Pinheiros 75: Figueroa 3, Morro 8, Paulinho 8, Marquinhos 13, Mineiro 2, Renato 13, Olivinha 9, Fiorotto 2, Shamell 17. DT: Claudio Mortari.

Parciales: 23-20, 55-43 (22-13), 67-51 (22-18) y 88-75 (21-24)

Arbitros: Uslenghi, Vázquez y Sánchez

Estadio: Polideportivo “Islas Malvinas”

Informe: Prensa AdC.



Ignacio Saraceno (saraceno.ignacio@gmail.com)

En Twitter e Instagram: @ignaciosaraceno. Periodista desde 2007. Co-Fundador de PN. Jefe de Prensa y Redactor de diferentes Organizaciones y Eventos de AMB, LNB, CABB y FIBA Américas.

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com