Internacional

Dos que se recuperaron

(AFP)

Denver reaccionó rápido a la primera derrota y en el inicio castigó a los Clippers para igualar. Toronto definitivamente revivió ante Boston.

CLIPPERS 101 – NUGGETS 110 (1-1)

Cuando se avisaba de que los Nuggets iban a llegar fundidos a esta eliminatoria contra los Clippers no se hacía por casualidad. Se fueron a siete encuentros contra los Jazz y tuvieron que jugar dos días después contra los angelinos. Y el peso de la tensión y de las piernas algo más descargadas de los de Rivers se notó en un primer partido en el que no hubo pelea de verdad. Esto ha inducido a los Clips a un error: creer que la eliminatoria ya estaba encarrilada. Si algo han demostrado los Nuggets es que que pueden remontar si les das algo de aire, que se lo digan a los Jazz

Al segundo encuentro los Clippers entraron relajados de más y se llevaron un empellón que les dejó atontados toda la noche y la consecuente derrota (101-110), que deja la serie igualada a uno. Y con el otro equipo dando palmas, henchido de confianza, y poniendo en peligro algo que parecía sencillo para los californianos.

La clave estuvo en los primeros minutos. Ese 2-14 de entrada no hacía presagiar, sin embargo, la debacle hasta que alguien despertó a los jugadores de los Clippers. Se habían quedado dormidos. Jamal Murray entraba cual daga en cuerpo y Nikola Jokic salía, llegando a ponerse en 4/4 en triples ante la inoperancia de Zubac y Harrell en defensa. Pero no eran sólo las estrellas y ahí residía el peligro real: el movimiento de balón era excelente, estaban cargados de ilusión y los tiros entraban. Ah, y se cerraba el primer periodo con 25-44 en el marcador. El problema estaba ahí porque a la hora de recudir diferencias de casi veinte puntos es más complicado si todo el equipo contrario está en perfecta sintonía, que es lo que le estaba ocurriendo a los Nuggets.

Morris jugando con Murray y dirigiendo operaciones, dejando al canadiense para ejecutar; Plumlee, peleando y haciendo bien el trabajo oscuro; Harris y Porter, acertando desde fuera; Grant y sus tres tapones en el último cuarto; Millsap, hasta él que estaba muy fallón, cogió confianza. Cuando los californianos se quisieron dar cuenta tomaron conciencia de lo que habían hecho: servirle la victoria a los Nuggets en una bandeja de plata.

Kawhi, que fue el único que parecía jugar a algo en los primeros minutos, se fue diluyendo con el paso del partido para terminar sólo con 13 puntos y un preocupante 4/17 en tiros Jokic (26+18+4) y Murray (27+6+3) sí demostraron estar a punto y lideraron a Denver para ganar un partido que puede pasar muchísima factura.

CELTICS 93 – RAPTORS 100 (2-2)

(AFP)

¿Puede ser el tiro de Anunoby ante los Celtics este año algo parecido al de Leonard ante los Sixers el año pasado? Puede ser. No sabemos si guiará a los Raptors en el camino hacia el Anillo, pero sí que les ha dado un nuevo impulso en estos playoffs. Y lo necesitaban como el comer y ya empiezan a saciarse.

Los verdes les estaban ganando en ambos lados, controlando el ritmo de los partidos y sacando la ventaja exacta en los momentos decisivos sin que el vigente campeón pudiera dar una respuesta digna. También les ocurrió en el tercero de esta serie, pero ahí la magia del alero inglés hizo el resto. En el cuarto encuentro de estas semifinales de conferencia los de Nick Nurse llevaron la iniciativa y se anotaron una victoria que iguala pero les deja a ellos con la upper hand.

Las tres referencias principales de los Raptors, Lowry, VanVleet y Siakam, se fueron por encima de los 45 minutos de juego. Nurse utilizó una rotación cortísima de siete jugadores (ocho, pero con Matt Thomas disputando únicamente tres minutos) y los jugadores respondieron: máximo esfuerzo, máximo rendimiento. Se notó durante un mayor periodo de tiempo y con muchas menos fisuras, como si hubieran cogido por fin el ritmo a la eliminatoria. Aprovecharon mejor las segundas oportunidades de los rebotes ofensivos, movieron bien el balón desde el inicio y no dejaron que se impusiera el criterio de Brad Stevens.

Theis y Williams intentaron hacer daño en la zona y sus compañeros les buscaron ante Gasol e Ibaka, pero consiguieron canastas esporádicas más que un goteo constante. El partido estaba, para ellos, por dentro; por fuera no fue su noche. Los Celtics terminaron con 7/35 en triples, un 20% de acierto, cuando su rival encestó 17 desde la larga distancia. Noche aciaga en el lanzamiento y de hombres que habían sido como Smart o Brown, que habían sido referentes en las anteriores.

Un par de relevos buenos de Wanamaker y Ojeleye en el segundo cuarto sirvieron para que los Raptors no es escaparan ya en la primera mitad. En el tercer cuarto ya lo consiguieron, llegando al +11 y no abandonando ya una ventaja siempre por encima de los cinco puntos. No pudieron ni dar un arreón los de Boston cuando eso era lo que les había hecho poner en jaque a los de Toronto los dos primeros días. Tatum (24+10) quiso, pero estuvo muy solo. Ya fuera con Siakam como iniciador de las jugadas o con Lowry, que estuvo espectacular (22 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias), los Celtics llegaban tarde en defensa y sufrían de lo contrario en las acciones ofensivas. Destacables también los 18 puntos en 22 minutos de Serge Ibaka, que definió la defensa en la zona y estuvo en los minutos en los que su equipo se marchó en el marcador. Con 93-100 y una sensación que sabe mucho mejor acabó este partido con victoria de los Raptors.

AS

Etiquetas


Planeta Naranja (planetanaranja@hotmail.com)

En Twitter: @PN_basquet. En Instagram: @planeta_naranja. En Facebook: /planetanaranja913. Medio de comunicación creado en 2007 que brinda contenido de básquet marplatense, Nacional e Internacional en todas sus categorías. Estamos en Radio e Internet.

Agregar comentario

Escriba un comentario

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com