Internacional

Es la banda de Luka

El triple de la victoria (USA Today)

Luka Doncic lideró a los Mavs con una tarea descomunal que incluyó el triple sobre la bocina. Hay dos series cerradas y una casi. Resumen del domingo.

MAVERICKS 135 – CLIPPERS 133 (2-2)

Antológico. Espectacular. Soñado. Sensacional. Prodigioso. Y más y más y más. Siempre hay más con Luka Doncic. Se le puede elevar a los altares que él buscará la manera de salir por encima del techo. Otra vez ha dejado atónita a la NBA. En horario de máxima audiencia en Estados Unidos y en España, ante el equipo que se supone que tiene más opciones de llevarse el campeonato este año, una más. Se acaban los adjetivos del diccionario para definir al genio de Liubliana.

Este encuentro entra de lleno en la categoría en la que no existe categoría. Fuera de serie, fuera de catálogo. Que venga alguien e iguale esto, bastaría con decir. Y es que las circunstancias le han dado un aroma histórico a este 135-133 que los Clippers, esta burbuja de la NBA y la historia de los Playoffs no se van a poder quitar.

Luka Doncic se retiró del pasado partido, el segundo de esta serie, con una torcedura de tobillo por la que era duda para este encuentro. Ha forzado y, viendo el resultado, en qué hora pudimos pensar que no le íbamos a ver. Entro cojeando y se fue volando. Pero no era el único problema con el que contaban los Mavericks: Kristaps Porzingis, genial también durante esta eliminatoria, sí era baja por unas molestias de rodilla. ¿Doncic contra el mundo? Pues, al menos hoy, ha ganado Doncic.

43 puntos, 17 rebotes y 13 asistencias. En 46 minutos. Con el tobillo como lo tenía. Cojeaba visiblemente en los momentos en los que el juego paraba. Se le tuvo que aplicar un tratamiento en los descansos, cuando estaba en el banquillo, e incluso se puso en la bicicleta estática. Todo para poder dar el máximo, lo que le quedara, y que su equipo no perdiera y se quedara al borde de la eliminación. Ya puede estar tranquilo: pase lo que pase a partir de ahora tiene el corazón de los aficionados de medio mundo ganado por lo conseguido en esta tarde-noche de domingo. 

Y el desarrollo del partido le pone todavía más épica a lo comentado. Paul George, criticado por su enorme desacierto en los últimos partidos, metió dos al principio y parecía con otra cara. Ahí se acabó todo para él, fue un espejismo. Se marcharon rápido los Clippers, a sabiendas de que podían sentenciar en un tris. Doncic estaba todavía muy frío, sin acertar mucho, y el peso recaía en el aquí titular Trey Burke (25) o en lo que pudiera hacer el gigantón Boban Marjanovic (10+7) para contener a Zubac y Harrell en la pintura. Carlisle metió a Kidd-Gilchrist y no a Wright en la rotación y el equipo fue perdiendo pie en lo que avanzaban los minutos. Poco a poco Shamet, Jackson o Green fueron poniendo más y más presión sobre el entrenador, que veía como se le venía abajo la segunda unidad. La distancia se iba a ir hasta los 21 puntos (31-52, minuto 17) y todo hacía presagiar un final rápido e indoloro para Dallas. Nadie podía estar de su parte salvo ellos mismos. Y menos mal. La aparición de Seth Curry, autor de 15 tantos, fue vital para que los Mavericks aguantaran el tirón en lo que Doncic se tomaba el primer gran descanso en el banco.

A partir del tercer periodo la temperatura subió gracias a que Doncic el que conectó el microondas. Bueno, directamente el horno. No sólo con puntos, que también, sino dirigiendo el cotarro y poniendo en muchos problemas a una defensa que no medía bien ni al ex del Real Madrid ni a sus compañeros. Quizás un exceso de confianza, quién sabe, pero las esquinas funcionaban, los cerebros estaban activos y Luka Doncic se ponía a cocinar una remontada que terminaría en fiesta nacional.

Lou Williams (36 puntos) fue el verdadero sustento de los Clippers. Él opuso la resistencia necesaria tras el parcial del tercer cuarto, donde a los Clippers se les fue de la mano completamente el partido, y cogió la batuta. Le acompañó Kawhi Leonard (32 puntos) ya en el último periodo, en los momentos decisivos, como mandan los cánones a los que parece que no se va a ajustar PG. A la diferencia que habían sacado los Mavs tras el descanso, fulgurante ascenso, se unió otro problema: ya no eran sólo los números, también la confianza… Tim Hardaway, calidad exquisita si controla sus instintos, se iba hacia el aro como si fuera LeBron James; Trey Burke, al que sólo han aceptado los Mavericks, cometió un par de errores entrer tanto acierto en los dos lados de la cancha; Seth Curry, sobrio; Maxi Kleber, peleón pese a la falta de acierto. Se habían venido arriba.

La aparición de Marcus Morris fue lo que desencadenó que el partido se fuera a la prórroga. Allí anotó el triple que, a 9,6 segundos del final, dejaba la victoria en el regazo de los Clippers. Pero Luka Doncic ha ido a la NBA a hacer historia, por lo que se la tuvo que arrebatar de la manera más educada posible: triple sobre la bocina y a dormir. 2-2 en una serie en la que van a hacer sudar a uno de los principales favoritos a la victoria final y que ahora amplía exponencialmente su interés.

 

NETS 122 – RAPTORS 150 (0-4)

(USA Today)

Los Toronto Raptors ya están en semifinales. Era algo que se daba por hecho antes de empezar la eliminatoria y que, visto cómo ha pasado, no hace más que refrendar al equipo canadiense como uno de los grandes favoritos al anillo. A partir del jueves les espera un rival mucho más complicado que los Nets: unos Celtics que también han barrido por 4-0 a los Sixers en su serie y que parecen llegar en el mejor momento de la temporada. No en vano fueron ellos los únicos capaces de ganar a los raptors en la burbuja, en la que llevan un récord de 11-1.

Pero ya habrá tiempo de analizar lo que ocurra a partir del jueves. Lo que se puede decir ahora es que lo Raptors funcionan como un reloj y que la fuerza del grupo, esa que ha hecho olvidar a Kawhi Leonard, fue anoche más grande que nunca. A pesar de la lesión de Kyle Lowry, quien sólo jugó 10 minutos y al que harán pruebas en su tobillo, los Nets no fueron rival en ningún momento. Tan solo los 26 puntos al descanso de LeVert (acabó con 35) consiguieron que el partido no se decidiera mucho antes. Pero los Raptors son mucho equipo en el más amplio sentido de la expresión.

Ayer fue el turno del banquillo, que sentenció la eliminatoria con una actuación nunca vista. Entre todos los suplentes metieron 100 puntos, algo que no había pasado ni en temporada regular (el récord era 94) ni en playoffs (86). Con dos nombres propios: Norman Powell (29 puntos, 5/9 en triples), que jugó los minutos de Lowry pero que ya venía siendo clave en el equipo durante toda la eliminatoria, y Serge Ibaka (27+15, 3/3 en triples en tan solo 20 minutos), que está en uno de los mejores momentos de su carrera.

A buen seguro que este tipo de actuaciones corales le gustarán a Nick Nurse, elegido el sábado entrenador del año y gran artífice del funcionamiento casi perfecto de un equipo que pisa fuerte en su camino por revalidar el título de campeón. La amenaza ahora llega desde Boston y será una verdadera piedra de toque para saber si estos Raptors son los grandes favoritos del Este.

JAZZ 129 – NUGGETS 127 (3-1)

(USA Today)

Quien antes de comenzar esta eliminatoria apostara por los Utah Jazz se tiene que estar frotando las manos. Porque no llegaban ni mucho menos como favoritos y están a una sola victoria de pasar de ronda. Y con justicia. Los Jazz están siendo mejor que los Nuggets en practicamente todo y, aunque esta vez no ganaron sobrados (algo que sí ocurrió en los dos partidos anteriores), volvieron a demostrar que ahora mismo están mejor que su rival.

Mike Malone probó a hacer dos cambios de inicio después del desastre del tercer encuentro. Sentó a Torrey Craig y a Michale Porter Jr. y metió a Monte Morris y Jerami Grant. El resultado se notó de manera inmediata, con un primer tiempo muy disputado con 12 cambios de liderazgo y cuatro empates en el marcador. Pero en el tercer cuarto todo cambió y los fantasmas del pasado (de hace dos días) volvieron a aparecer por Denver. Un parcial de 33-24 dejó a los Jazz en disposición de lograr su mayor ventaja del encuentro al inicio del último periodo, cuando superaron los 10 puntos de diferencia. Los Nuggets ya no volverían a ponerse por delante a pesar de que lo intentasen de todas las maneras y estuviesen hasta tres veces a un solo punto de diferencia.

Si no le dieron la vuelta al marcador fue en gran parte por culpa de Donovan Mitchell. El escolta se está consagrando en esta serie. Si ya el primer día se fue a los 57 puntos, esta vez metió 51, 18 de ellos en el último cuarto. Es el cuarto jugador en la historia que consigue dos partidos de más de 50 tantos en los mismos playoffs después de Wilt Chamberlain (1960), Michael Jordan (1988 y 1993) y Allen Iverson (2001). Además Mitchell entró en la historia junto a Jamal Murray al ser los primeros rivales que anotaban 50 puntos o más en un mismo partido en las eliminatoria por el título. El base de los Nuggets tuvo uno de esos días en los que justifica su sueldo de estrella y se quedó cerca del triple-doble: 11 rebotes y 7 asistencias. Pero mientras que la actuación de Mitchell queda de momento grabada con letras de oro en la hsitroia de los Jazz, la de Murray se queda en anécdota con el resultado final. Y eso a pesar de ser la mayor anotación de un jugador de los Nuggets en un partido de playoffs. Mañana (00:30) quinto y quién sabe si definitivo encuentro de la serie.

 

SIXERS 106-CELTICS 110 (0-4)

El susto de Harris (USA Today)

Los Celtics y los Sixers vivieron durante años una rivalidad salvaje en el Este, como recordaba esta mañana Juanma Rubio en un artículo sobre la crisis de Philadelphiapero la eliminatoria entre ambas franquicias en la burbuja de Orlando no ha estado a la altura de los Erving, Bird y compañía. Ambos equipos se cruzaban en unos playoffs por segunda vez en los últimos tres años y si en 2018 la eliminatoria deparó un claro 4-1 para los Celtics, esta vez la franquicia de Massachussetts sentenció por la vía rápida: 4-0 tras el 106-110 de este domingo.

Los Sixers, al menos esta vez, sí plantaron batalla hasta el susto de Tobias Harris en el tercer cuarto. El alero se pegó un fuerte golpe en la cabeza en una caída y quedó inerte en el suelo. Un gran susto para la NBA que, previsora, cortó la señal televisiva, pero que volvió a conectar cuando Harris se levantó y se marchó al vestuario por su propio pie con una toalla manchada de sangre. Después volvió al banquillo e incluso a la pista. Con 5:12 por jugar y su equipo doce abajo (90-102) saltó a la cancha para sustituir a Scott. Según Shams Charania, Harris sufre una laceración en el ojo izquierdo.

Cuando pasó todo esto, el partido estaba empatado a 77 tras una canasta de Burks, pero a los Sixers les costó quitarse el susto del cuerpo. Parcial de 0-12 para cerrar el cuarto, con siete puntos de Jayson Tatum (10 en ese cuarto) y las semifinales encaminadas para los Celtics (77-89).

Harris, en su vuelta a pista, rebajó la renta de los Celtics a diez (98-108). Quedaba 1:10 por jugarse, pero los Sixers pagaron caro su apagón del final del tercer cuarto y se despiden. Embiid, con un triple, colocó a su equipo a cuatro a dos segundos del final (106-110), pero no se obró un milagro y los Sixers son los primeros en decir adiós a la burbuja de Orlando en estos playoffs, con Embiid de nuevo en los 30 puntos (ha promediado esta cifra en los playoffs) y 20 para Tobias Harris. En los Celtics, Tatum (28) y Kemba Walker (32) anotaron más de la mitad de los puntos de su equipo.

La superviviencia de los Sixers en las eliminatorias por el título ha durado más bien poco. Perdieron por el camino a Ben Simmons, que tuvo que abandonar la burbuja a principios de agosto para pasar por el quirófano por un problema en la rodilla izquierda, pero The Process, como llamaron a la reestructuración que viven, no parece tal. Se avecinan cambios, y muchos, en Philaldelphia.

AS

Etiquetas


Planeta Naranja (planetanaranja@hotmail.com)

En Twitter: @PN_basquet. En Instagram: @planeta_naranja. En Facebook: /planetanaranja913. Medio de comunicación creado en 2007 que brinda contenido de básquet marplatense, Nacional e Internacional en todas sus categorías. Estamos en Radio e Internet.

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com