Mar del Plata

Experiencia en desarrollo

Festejo milrayitas (PN)

Peñarol es el campeón del Súper 4 de Primera, pero el título (de la nota) también vale para Teléfonos. El “Milrayitas” no falló en los momentos decisivos y se quedó con el festejo.

Nunca se deja de aprender. Es algo que repiten hasta los más consagrados en cualquier deporte, en cualquier oficio, en la vida misma. Teléfonos tenía un escenario estupendo preparado para coronar los primeros seis meses de un proyecto que tiene un objetivo principal cruzando las fronteras de la ciudad. Pero la oportunidad de darse el gusto, que además era el mismo que no había podido darse el año pasado (perdió el Súper 4 2017 con Unión), era un menú irresistible. En la previa, en la teoría que esta vez quedó lejos de la práctica, Teléfonos era favorito por su experiencia.

Del otro lado llegó Peñarol a esta final, en silencio, agazapado y a la espera. Siempre listo. Un equipo que en cada temporada sufre los vaivenes de sus jugadores con compromisos profesionales o en categorías juveniles, pero que cuando está completo es candidato por decantación. Y con todas sus fichas llegaba al “Cementerio de los Cospeles”. Claro que los jugadores destacados del “Milrayitas” son los que tan buena imagen dejaron en la última Liga de Desarrollo. Por eso, teniendo enfrente a Colpaz, Mateo, Cabezas, Bouyssede, Nóbile y Cámara, entre otros, con finales de Primera acumuladas en sus espaldas, parecía correr de atrás en cuanto a la experiencia. Parecía.

Teléfonos dominó el primer cuarto al ritmo de Andrés Mateo, que bien alimentó a Busca y condujo el juego. No obstante, en un segundo lapso abrumado por las pérdidas de ambos, los triples de Gorosterrazú y Valinotti emparejaron el tanteador (31-31 al descanso largo).

El local volvió a tomar el control al regresar del vestuario. Con la manija en poder de Mateo y Cabezas lastimando en el perímetro, culminó el tercer parcial con un triple de Bouyysede. Sin embargo, ninguna de esas había sido la clave del segmento: Teléfonos dejó en 11 puntos a Peñarol, y eso era lo que le permitía una luz de 5 de cara al último período.

Los diez minutos finales tuvieron de todo. La cancha, repleta, animó desde afuera a sus jugadores en la parcialidad del local. El público visitante fue levantando temperatura con el correr de los minutos y se metió decididamente en el partido cuando se afirmó en la cancha un quinteto que este año ha dibujado sonrisas entre los hinchas. Valinotti, Tomás Monacchi, Barón, Fernández y Franco, los cinco de la LDD, fueron la apuesta de Sirochinsky para el último cuarto. Suponía una decisión riesgosa ante la experiencia del dueño de casa. Pero también adquirieron un conocimiento importante entre ellos, estos cinco jugadores, durante la Liga de Desarrollo.

Teléfonos aventajaba por 9 a su rival y de golpe todo cambió. El “Milrayitas” achicó hasta la mínima la desventaja. Valinotti le dejó su lugar a Castellani, en un cambio llamativo porque salía el base natural de ese quinteto, y Manuel la rompió. Anotó un triple para pasar al frente y un doble tras salida de fondo. Al frente la visita. Increíblemente el local se mareó, se penalizó y le cobraron dos faltas técnicas. Por el contrario, Peñarol leyó el juego y desde la táctica sacó rédito de una ventaja que aprovechó con inteligencia Juan Fernández. Teléfonos alineó cuatro perimetrales, el “8” de la visita fue de espaldas y sumó.

El local se vio abajo por 9 y ahí reaccionó. Bouyysede levantó a su equipo y lo puso a un doble (63-65, con 36 segundos por jugar). Castellani aumentó la brecha con un simple; Cámara anotó una bandeja y, con 7” en el reloj, Teléfonos estaba a uno (65-66). Castellani, nuevamente con frialdad desde la línea, dejó las cosas 67 a 65 para el visitante. Teléfonos tuvo el último tiro pero este fue incómodo, Cámara reclamó falta y no hubo sanción de los jueces, lo cual desahogó la alegría de los “Milrayitas”.

Un título que a Peñarol le ratifica un proceso de cara a una nueva temporada de Liga Nacional. La apuesta por sus jóvenes valores le está dando resultados, al menos comienzan a verse en la Primera local. Para Teléfonos, fue una final que dejó enseñanzas. Con la mira en el Provincial de Clubes, se midió con un rival de nivel y en un choque que definía un campeonato. Seguramente recordará esta derrota para alimentarse de cara al objetivo principal.

Síntesis:

Teléfonos (65): Mateo 16, Cabezas 5, Bouyssede 16, M.Cámara 4 y Busca 12 (X) (FI). Todisco 0, Colpaz 4, Magnín 3, Nóbile 2 y Espínola 3. DT: García Galli.

Peñarol (67): Castellani 11, T.Monacchi 14, Gorosterrazú 4, Barón 7 y P.Monacchi 1 (FI). Ciarlotti 2, Valinotti 13, Fernández 9 y Franco 6. DT: Sirochinsky.

Parciales: 19-15, 31-31 y 46-42.

Árbitros: Laveneziana – Rodríguez – Arto.

Cancha: Cementerio de los Cospeles (Teléfonos).



debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com