Internacional

Lakers y Bucks siguen su camino

(USA Today)

Los 1 del Este y Oeste cerraron sus Series de Playoffs mientras que Houston se aprovechó de un errático Oklahoma.

LAKERS 131 – BLAZERS 122 (4-1)

Un aplauso para Portland Trail Blazers es preceptivo. Sin Zach Collins, sin Nassir Little, sin Wenyen Gabriel, con las bajas ya conocidas antes de ir a la burbuja de Trevor Ariza, Caleb Swanigan y Rodney Hood y también con la lesión allí del MVP en tan mágico lugar, Damian Lillard. Y con varios tocados y un Hassan Whiteside que se tuvo que ir a vestuarios por un golpe en un dedo parecido al de Dame. Quizás no era suficiente dolor, porque viendo cómo afrontaron este quinto partido de la serie ante los Lakers cualquiera diría que su rotación obligada era de nueve jugadores. Un derroche de ganas, de pundonor y de orgullo hizo que este cierre de la primera ronda para ambos conjuntos fuera digno pese a que el resultado se podía adivinar.

Los Lakers sólo han perdido un encuentro en esta serie y les volvió a pasar lo mismo que en ése: poca aportación fuera de las dos grandes estrellas, mucho tiro sencillo fallado y dificultades para defender a objetivos con facultades conocidas. Se vieron en muchísimos problemas para contener a McCollum, solo en la dirección, y un Melo en su mejor punto. Ojalá volvamos a ver, ya sanos, a los de Terry Stotts la próxima temporada, pero lo que toca ahora es el siguiente reto para unos Lakers que tiraron de 79 puntos de Davis (43) y LeBron (36) para que Portland no les pintara la cara.

Gary Trent entró por Lillard en la alineación inicial de los de Oregón y Whiteside casi salió de ella. En realidad el peso de su puesto se lo llevó Anfernee Simons, que pudo darle a McCollum algo de lo que Lillard aporta con normalidad. Improvisación para no hacer el ridículo y ni mucho menos: una respuesta que puso en problemas a su contrario durante casi cuarenta minutos. Ni con Caruso ni con Green, buenos defensores exteriores, pudo el experimentado Frank Vogel parar a un C.J. McCollum que se quedó con el balón que no podía tocar Lillard, ya fuera de la burbuja para tratar su lesión con especialistas.

Los angelinos cogían diferencias pero quedaban neutralizadas y en un punto en el que los Blazers, con un golpe severo, podían revertir y darle la vuelta a todo. Los errores defensivos que son habituales en Portland se trasladaron casi por contagio a Los Ángeles, lo que favorecía el espectáculo de aro a aro y de punto a punto.

McCollum (36+6+7) iba hacia dentro como un cuchillo, Nurkic (16+10+6+5) destrozaba a un Howard con puntos y con pasividad a partes iguales y algún buen tiro de Simons y Trent dejaba el plato fuerte para el último periodo. Los Blazers, sometidos a todo tipo de brujería, aguantaban también el 13-0 de parcial con el que los Lakers querían dar por cerrada la contienda en la tercera manga. LeBron sumaba a la chita callando, y eso que acabaría con un triple-doble, y el que más hacía sonar su juego era Anthony Davis, una bestia que dominaba dentro y fuera, arriba y abajo, pero de poco servía ante un hombre renacido esta temporada y que da un golpazo a los que pasaron de él: Carmelo Anthony (27 puntos), coartado incluso por su problema de faltas, puso su arsenal de 24 quilates a disposición de los espectadores y brilló con luz propia.

Davis, Davis y otra vez Davis presionó a Stotts para que tirara la toalla, cosa que ocurrió a sólo minuto y medio para el final. Un parcial de 14-3 sí fue definitivo para que los Trail Blazers claudicaran con el dominio de quien les ganó 131-122 este partido y 4-1 esta serie.

Esto es una pequeña advertencia a los Lakers, que se han mostrado irregulares y deben mejorar si les llega en la siguiente empresa un equipo tan peligroso e impredecible como Houston Rockets. Davis y LeBron se han tenido que vestir de Shaquille O’Neal y Kobe Bryant, los últimos en haber sumado 35 puntos cada uno en un partido de postemporada (2002) jugando de púrpura y oro. Caruso, Green, McGee, Smith, Howard y Kuzma deben dar un paso al frente en las semifinales de conferencia, que ya se calientan también en la Conferencia Oeste.

BUCKS 118 – MAGIC 104 (4-1)

(USA Today)

Una vez pasado el terremoto de 72 horas que vivieron las 13 franquicias presentes en Orlando y que pudo poner fin a la temporada, el baloncesto volvía a ser protagonista en la burbuja. Los Bucks, líderes del boicot, se impusieron sin excesiva dificultad a los Magic (118-104), a los que con el paso de los partidos se les ha ido cayendo el equipo tanto física como tácticamente. Tras un primer y sorprendente triunfo, los de Clifford han caído por 14 puntos o más en los siguientes 4 envites. El quinto duelo de la serie arrancaba con desorden y desacierto en ambos aros. El partido se rompió en apenas 2 minutos, mediado el primer cuarto, cuando los Bucks endosaron un parcial de 9-2, que pemitió a los de Budenholzer doblar a los Magic en el marcador.

Los de Wisconsin llegaron a marcharse a 10. Sin embargo, los Magic subieron ligeramente el nivel defensivo en los último 3 minutos de parcial, en los que los de Budenholzer apenas anotaron 3 puntos, y consiguieron finalizar el cuarto a 5 puntos de los líderes del Este. Ambos equipos acababan con porcentajes muy pobres de tiro, ninguno pasaba del 37% y los Magic apenas acertaron en 2 ocasiones desde el perímetro. Además ningún jugador consiguió registrar dobles dígitos en su cuenta. El que estuvo más cerca fue Antetokounmpo, que con 8 puntos y 6 rebotes ya miraba de reojo un potencial doble-doble.

El partido se rompió en el segundo cuarto. Los de Budenholzer endosaron un parcial de salida de 18-10 y las rentas pasaron de oscilar entre los 5 y 8 puntos a estar muy por encima de la barrera psicológica de los 10 puntos. El crecimiento ofensivo de los 5 hombres abiertos de los Bucks fue muy notable. Sus porcentajes de acierto en tiros de campo pasó del 37 al 52, mientras que consiguieron anotar 7 de los 13 triples que lanzaron durante el cuarto. Gran parte de la culpa la tuvieron Antetokounmpo, con 14 puntos en el segundo parcial, y la aparición estelar de Middleton, al que el griego necesitará con mayor regularidad para tratar de solventar la serie ante los Heat. El ’22’ sumó 9 puntos en el cuarto y se marchó con un 50% de acierto al descanso.

En el tercer cuarto, la película cambió ligeramente de protagonistas pero las rentas continuaban siendo solventes en favor de los Bucks. Los de Clifford consiguieron mejorar ligeramente sus porcentajes de acierto y solidificarse atrás, recibiendo tan sólo 23 puntos. Pese a ello, las pérdidas y los fallos de cara al aro en momentos de mala racha de los de Budenholzer impidió reducir todavía más las ventajas. Pese a que no estaba siendo su mejor noche, Vucevic, con 16 puntos pero 1 de 6 en triples, y Fournier, con 13 puntos pero con un pobre 3 de 9 en tiros de campo, permitieron a los Magic mejorar la imagen del segundo cuarto y soñar con que todavía no estaba todo perdido.

Ese sueño fue cogiendo forma cuando los de Orlando endosaron un parcial de 14-6 de salida y pusieron la soga al cuello a los de Budenholzer, que a falta de 7 minutos se veían con apenas 3 puntos de renta, después de haber llegado a alcanzar incluso una ventaja de 21 puntos.Tras el tiempo muerto de Budenholzer, una vez Fournier anotaba desde el perímetro el 96-93, llegó la rebelión de la segunda fila de los de Wisconsin. Jugadores como Korver, Marvin Williams o el deseado Middleton permitieron a los Bucks conseguir la barrera de seguridad en el marcador y aumentar la renta con ventajas de entre 6 y 9 puntos.

A raíz del 105-96, que reflejaba el marcador a falta de escasos 4 minutos para que sonase la bocina, los Bucks vivieron del desacierto del rival y de apariciones fugaces desde la media distancia de Bledsoe, del perímetro de Antetokounmpo y de hasta 8 tiros libres. Los de Budenholzer sufrieron en el último cuarto, pero supieron hacer frente al buen arranque de los de Clifford y terminar imponiéndose con cierta solvencia. Las 5 faltas de Giannis condicionaron un último parcial, que tal vez con el griego en cancha a pleno rendimiento habría sido otra historia. De esta forma, los Bucks solventan la eliminatoria y mantienen su inmaculada trayectoria, cuando el marcador de la serie refleja un 3-1 a favor de los de Wisconsin. Ya van 8 de 8. Por contra, los Magic caen por cuarta vez consecutiva en primera ronda de playoffs.

A los de Budenholzer les esperan ahora los Heat. Los de Spoelstra activaron la apisonadora y se impusieron por 4-0 a los Pacers, eliminación que supuso la destitución de McMillan al frente de los de Indiana. Hasta la fecha, Bucks y Heat se han enfrentado en 115 ocasiones, Miami se ha impuesto en 70 de esos encuentros. El último fue en la propia burbuja. En esa ocasión, los de Wisconsin se apuntaron el triunfo por 130-116. Los Heat llegarán más descansados al inicio de la serie, no compiten desde el 25 de agosto, factor que no debe por qué jugarles una buena pasada.

El fantasma de perder el ritmo competitivo después de tantos partidos consecutivos siempre puede surtir su efecto. Los de Budenholzer deben esperar la mejor versión de sus titulares para hacer sombra a Giannis. Y no sólo de Middleton. Los López, Robin no jugó el quinto ante los Magic, DiVincenzo, con apenas 4 puntos en 12 minutos en el último de la serie, o Bledsoe deberán encontrar su mejor versión para hacer frente a los Butler, Crowder, Adebayo, Dragic, Nunn o Duncan Robinson. Una serie que se presenta apasionante. Los Bucks buscarán de nuevo la final de Conferencia, mientras que los Heat buscan cumplir un sueño que hace apenas 2 temporadas era impensable.

ROCKETS 114 – THUNDER 80 (3-2)

(USA Today)

Los dos primeros encuentros de esta serie fueron dos píldoras difíciles de tragar. Los Rockets, de juego ya de por sí poco vistoso pero enormemente rentable si nos atenemos a los números de los que farda Daryl Morey, dominaban con claridad. Los Thunder tuvieron que encontrar a un antídoto para Harden, Luguentz Dort, y recuperar al Chris Paul más decisivo para igualar la eliminatoria y poner al ex-equipo de éste en un brete. Pero la partida cambia.

El pequeño parón de estos días ha hecho reflexionar a muchos y ha ayudado a que vuelva el rodillo texano. Sin cambiar mucho ni la rotación ni la forma de atacar pero sí con más frescura, de piernas y de cabeza, y acierto cuando el desnivel se tenía que hacer más patente. Con ello regresan los Rockets dominadores, los que con el 3-2 se ponen a tiro de las semifinales de conferencia.

Ese emparejamiento entre Harden y Dort fue lo que cambió de primeras, en el completo de los dos cuartos iniciales. La defensa del joven sobre el ya MVP de la NBA era ineficaz y Harden empezaba a dejar muchos puntos en el zurrón de su equipo. Tantos como 20. Ahí los Rockets estaban aguantando gracias a él porque Russell Westbrook, la gran novedad de esta cita, había anotado cuatro puntos en los primeros minutos y su contribución sería poco más que ésa al no tener ni ritmo ni confianza tras los partidos que ha tenido que ver desde la banqueta. Gordon ayudaba algo, pero era Harden el que sostenía. Y Dort, su defensor, ni veía la forma de frenarle ni veía aro cuando se la dejaban en ataque: acabó con un deshonroso 0/9 en triples para 3/16 en el total de tiros de campo.

Oklahoma se puso a la altura de Houston. Al descanso la igualdad se palpaba, pero a la salida de los vestuarios los de D’Antoni dieron un estirón con ataques rápidos y más manos en defensa al que los Thunder no pudieron responder. 4-5 minutos de vértigo y algo que terminó por echar por tierra sus aspiraciones. Un golpe de Dennis Schöder en las partes nobles de P.J. Tucker, que se lo tomó muy mal y le dio un cabezazo, terminó con ambos expulsados. La penalización de la acción fue mayor para los de OKC, que tenían al base alemán como máximo anotador (19 puntos). Ahí acabó todo. La diferencia se disparó, con Gordon y Covington matando el partido, y el 37-18 del tercer periodo dejó expedito el cuarto para acabar en un 114-80 que coloca a los Rockets a la puerta de la próxima ronda.

AS

Etiquetas


Planeta Naranja (planetanaranja@hotmail.com)

En Twitter: @PN_basquet. En Instagram: @planeta_naranja. En Facebook: /planetanaranja913. Medio de comunicación creado en 2007 que brinda contenido de básquet marplatense, Nacional e Internacional en todas sus categorías. Estamos en Radio e Internet.

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com