Especiales

Las raíces siempre tiran

Daniel Amigo junto a Thomas(PN)

Sin haber nacido ni pisado Argentina en sus 21 años, la sangre tiro y hoy Daniel Amigo tiene la celeste y blanca en su pecho.

¿Cuántas veces si pidió por nacionalizar a pivot americano y reforzar el juego argentino? ¿Cuántas banderas pidieron que Robert Battle se pusiera la celeste y blanca? Muchas. Y finalmente Argentina tendrá un pivot nacido en Estados Unidos. Si, pero con raíces bien nuestras. Daniel Amigo es una de las novedades que tiene esta concentración Argentina de cara a la AmeriCup.

Daniel Amigo nació en El Paso, Texas bien pegado a la frontera con México. Allí, unos años se había radicado Juan Amigo su papá, que con más de 30 años caminando las calles de Caballito había decidido buscado el “sueño americano” en el país del norte. Más allá de los más de diez mil kilómetros que separan Caballito y Texas, Juan siempre le contó a su hijo de cómo era Argentina.

Los años pasaron, y Daniel continuo su vida en Estados Unidos estudiando y pasando por varios deportes. Fútbol americano, fútbol criollo y como tercera opción el básquet. “El básquet era el tercer deporte que hacía, pero como era muy alto me empezó a gustar,” recuerda.

Hoy en sus cortos 21 años, Daniel Amigo piso por primera vez la tierra de su padre. Y justamente para vestir la camiseta que uso uno de sus idolos que lo llevo a decidirse por el básquet: Manu Ginobili.

El pivot de 2.08mts culminó su tercera temporada en los Denver´s Pioneers de la NCAA, básquet universitario, y tuvo su mejor temporada: 15.5 puntos, 7.1 rebote en casi 25 minutos de juego. Pero el básquet no es todo para él, su título universitario en Finanzas “lo ayudará a encargar algún negocio para seguir su vida” luego del básquet.

VOLVER A LOS ORÍGENES

Con 21 años y escuchando las historias de su papá sobre Argentina y viviendo las hazañas de la Generación Dorada, Daniel Amigo por primera vez concentra con el seleccionado y por primera vez podrá caminar las mismas calles que caminaba el joven Juan. Y más allá de estar concentrando, ha podido ver a su familia. “Estoy viendo a mi abuela, a mis tios, a mis primos. A todos por primera vez,” cuenta con un castellano mexicanizado y alguna palabra en ingles en el medio.

YOU GOT MAIL! FROM LUIS SCOLA

Sus buenos números en el básquet universitario, hicieron que varios argentinos empezarán a saber de él. No solo Sergio Hernández, entrenador en jefe de la selección, empezaron a seguirlo. Un generación dorada y hoy compañero en la concentración lo contacto antes del llamado del “Oveja”. Luis Scola, uno de esos genios que el veía ganarle al Dream Team o colgarse la medalla de oro en Atenas, le había mando un e-mail. “Scola me mando un correo electrónico para invitarme a entrenar en Nueva York con Facu(Campazzo), Maximo Fjellerup y Pato Garino”, recuerda Amigo.

No solo fue una invitación, sino que el mismo Daniel Amigo destaca que fue un gran aprendizaje al lado del gran capitán. “Luis me enseño algunos movimientos en el poste”, resalta.

En ese entrenamiento, quien seguía de cerca los movimientos de los jugadores era Silvio Santander, ayudante de Hernández. “Obviamente jugué muy bien para que me vieran. Estaba Silvio Santander y unas semanas luego me enteré que había sido invitado”, cuenta el interno.

EL PROFESIONALISMO

Si bien le queda un año más en la Universidad de Denver y quiere terminar con sus estudios, Daniel Amigo ya empieza a prepararse para el profesionalismo. “El año que viene voy a intentar llegar a la NBA”, arranca diciendo.

Pero si no encuentra su lugar en la NBA, piensa en Europa o volver al país de su padre y encarar el profesionalismo.  “No descartó la Liga Nacional, quiero tener minutos para vestir la camiseta Argentina”, sentenció.



Ariel Bagaloni (ariel.bagaloni@hotmail.com)

En Twitter e Instagram: @arielbagaloni. Periodista. Productor de radio.

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi