Internacional NBA

Lillard frenó la ilusión de San Antonio

Getty Images.

Los Spurs se aprovecharon de un disminuido Houston (123-105), pero una actuación descomunal del base mantuvo a Portland octavo en el Oeste. Memphis y Phoenix, expectantes por los puestos de Play-In.

Los Blazers estaban muertos, con un pie fuera de los playoffs (play in incluido) en el último cuarto del partido ante los Mavs. En un duelo que se resolvió sin defensas, casi sin tiros de dos y en un carrusel de lanzamientos de personal y desde la línea de tres, los de Rick Carlisle se manejaban en pequeñas ventajas a las que siempre respondía solo, en trance pero sin ningún plan colectivo, Damian Lillard. Blazers y Mavericks son dos deficientes equipos defensivos, por eso unos están como están pese a tener a Lillard y por eso los otros pierden más partidos de la cuenta a pesar de que no tienen problemas para anotar. En ese ecosistema histérico, y cuando todo parecía casi, casi perdido, emergió Damian Lillard. Totalizó 61 puntos, 5 rebotes y 8 asistencias contra los Mavericks. Con 9 triples (9/17) y un 18/18 en tiros libres. Locura.

Portland Trail Blazers ganó (131-134) y, con un sufrimiento atroz, tienen el objetivo casi hecho: si se imponen el jueves a los Nets no solo estarán en el play in sino que lo jugarán como octavo clasificado (ahora esa posición es suya). Eso haría que les valiera un triunfo en dos opciones, sábado o domingo, para enfrentarse en primera ronda a los Lakers. Incluso con una derrota el jueves, los de Terry Stotts serían novenos e irían al rescate del fin de semana si pierden dos del trío Grizzlies-Suns-Spurs.

108-103, 110-105, 117-112… una sucesión de canasta en los dos lados de la pista agotaba el partido sin que los Blazers hicieran nada que no fuera ponerse en manos de Lillard y darle a Carmelo Anthony (26 puntos, 8 rebotes) como escudero. Bastó. Sin defensa, sin nada de McCollum (2/14 en tiros), con muy poco Nurkic (cada vez más cansado)… bastó por Lillard, sobrehumano, y por los ya habituales errores de los Mavs cuando quema la bola. En el último cuarto, los de Carlisle metieron 5 triples pero fallaron seis tiros libres y acumularon cinco pérdidas. Por ahí se les fue un partido que parecía que los dioses querían que perdieran: a falta de 90 segundos y con 130-127 para los Mavs, un ataque sin salida acabó con un triple de Lillard desde el logo que rebotó en el aro, subió al techo del pabellón… y cayó dentro. Con 132-130 y 40 segundos por jugar, Luka Doncic falló un tiro libre. Y a falta de cinco segundos y con 132-131, Finney-Smith anotó un triple que se fue al limbo por una absurda falta de ataque de Trey Burke, que cargó de forma innecesaria a Lillard (a quién si no) cuando ya había dado la asistencia a su alero, solo en la esquina. Así se salvaron los Blazers. Suerte, errores, del rival, un notable Carmelo… y un jugador de otra dimensión.

San Antonio venció a los Rockets, sin Harden

Antes de comenzar los partidos en Florida, Gregg Popovich dijo que si alguien le hubiera dicho que iban a acabar 6-2 los partidos de fase regular, su reacción habría sido pedirle que pasara un test antidrogas. Los Spurs están 5-2 y acaban contra Utah Jazz. Llegan vivos después de superar a la versión de marca blanca de los Rockets (123-105), todavía con opciones de estar en los playoffs vía play in. Casi nadie contaba con ellos, o más bien casi nadie hablaba de ellos. Pero donde otros con más hype han salido escaldados (los Pelicans, principalmente) los Spurs han jugado al baloncesto. Serios, como juegan siempre. Cuando se les caía el talento de los bolsillos y también ahora, cuando no les sobra ni un gramo de él. Los Spurs siguen: si acaban en playoffs serán el primer equipo de la historia que lo logra 23 temporadas seguidas. Solo por eso, y por Popovich, y por el mérito de quien llega hasta donde puede, es difícil no desearles lo mejor.

¿Cómo se define?

El jueves, Blazers, Grizzlies, Suns y Spurs jugarán su último partido en la carrera por el play-in de la Conferencia Oeste. Dos puestos, cuatro equipos.

– Los Blazers quedarán octavos si ganan o si todos y cada uno de sus rivales pierden.

– Los Blazers se asegurarán el noveno puesto si dos de sus tres rivales pierden.

– Los Grizzlies quedarían octavos si ganan y los Blazers pierden.

– Los Grizzlies quedarán novenos si ganan o si pierden Phoenix y San Antonio.

– Los Suns quedarán octavos si ganan y Portland y Memphis pierden.

– Los Suns quedarán novenos si ganan y pierden Portland o Memphis.

– Los Spurs serán octavos si ganan y pierden todos los demás.

– Los Spurs quedarán novenos si ganan y pierden dos de sus tres rivales.

 

Fuente: AS.com



Planeta Naranja (planetanaranja@hotmail.com)

En Twitter: @PN_basquet. En Instagram: @planeta_naranja. En Facebook: /planetanaranja913. Medio de comunicación creado en 2007 que brinda contenido de básquet marplatense, Nacional e Internacional en todas sus categorías. Estamos en Radio e Internet.

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com