Internacional

Los Suns van en serio

(USA Today)

Con un doble sobre la chicharra, superaron a los Clippers y persiguen a los Playoffs. Resumen de la jornada.

CLIPPERS 115 – SUNS 117

Devin Booker mete un canastón sobre la bocina para dar la tercera victoria en tres partidos a los suyos, que ya están a menos de dos partidos del noveno.

La cenicienta de la burbuja, la perita en dulce para el resto de equipos, la franquicia que llegaba a Orlando a vivir una experiencia que sirviese en el proceso de maduración de una plantilla llamada a buscar su sitio entre los grandes dentro de unos años nos tenía engañados a todos. Resulta que era el lobo feroz y no para de comerse todo lo que encuentra por el camino. Su pieza más importante hasta la fecha ha sido la de esta noche. Se ha cargado a Los Angeles Clippers, uno de los grandes favoritos al título, y lo ha hecho como viene siendo habitual en sus partidos en Orlando. Jugando bien, muy bien al baloncesto, y siendo mejor que su rival. Los Phoenix Suns, con los que no contaba nadie, van camino de conseguir la machada más increible que nos podía deparar esta mini liga regular.

Aunque aún no han conseguido nada, ya han hecho mucho. Junto con los Indiana Pacers (juegan mañana contra ellos) es el único equipo con tres victorias de tres partidos en Disney World. Sabían que necesitaban ganar prácticamente todo si querían tener alguna opción y están cumpliendo… !Y vaya si tienen opciones! Están a tres victorias del octavo puesto que ocupan unos Grizzlies en caída libre, y a una y media del noveno con cinco partidos por jugar. El calendario no ayuda (Pacers, Heat, Thunder, Sixers y Mavs), pero tal como están ahora los Suns sus rivales pueden pensar lo mismo. Enfrentarse a ellos se ha convertido en un mal trago del que, de momento, nadie ha salido bien parado.

La victoria ante los Clippers, además, tuvo su momento heroico con la canasta final. Devin Booker fue el encargado de meterla sobre la bocina en una acción de una calidad y una dificultad tremenda. Ricky había fallado el tiro anterior y, aunque el rebote lo había cogido Ivica Zubac, el pívot se equivocó en el pase y el balón los recuperó Mikal Bridges para los Suns. Se la pasó a Booker, que tuvo que evitar la defensa de Kawhi Leonard con una finta y superar la de Paul George, que le puso la mano lieralmente encima mientras tiraba después de cambiar de dirección y dar media vuelta sobre sí mismo. Una acción que muy pocos jugadores son capaces de hacer en la liga y entre los que está Booker, quien seguramente no tiene el reconocimiento que se merece por parte del gran público. El escolta lleva haciendo números que le colocan entre los mejores de la historia a su edad, pero estar en una franquicia perdedora le restado impostancia a sus logros. Algo que poco a poco parece ir cambiando.

Booker acabó con 35 puntos, 8 asistencias y 6/9 en triples y fue el gran artífice de la victoria de los suyos junto a Ricky Rubio (18+4 y 3/4 en tiros de tres), que dirige al equipo como los ángeles y que está jugando en Orlando a un nivel notable como mínimo. Enfrente fue Kawhi Leonard (27 y 7 rebotes) quien tiró casi siempre del carro de unos Clippers que fueron haciendo la goma desde el segundo cuarto. Lograron varios parciales que les volvían a igualar en el marcador, pero todas las veces los Suns se volvían a escapar, demostrando más fiabilidad durante toda la noche. Volvió a jugar Lou Williams tras la cuarentena impuesta por ir a un club de striptease y Patrick Beverley sólo estuvo 8 minutos en pista por molestias físicas. Los Clippers, que jugan mañana contra los Mavs, podrían quedarse con sólo medio partido de ventaja enla lucha por la segunda posición del Oeste si esta noche ganan los Nuggets. Un Oeste que está al rojo vivo en la lucha por el último puesto de playoffs. Una lucha que los Suns están calentando más que nadie.

KINGS 110 – MAVS 114

(USA Today)

Doncic firmó 34 puntos, 20 rebotes y 12 asistencias, convirtiéndose en el jugador más joven en la historia de la NBA en firmar al menos 30 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias.

A la tercera la vencida. Luka Doncic sigue coleccionando partidazo tras partidazo en la burbuja de Orlando. Pero sus espectaculares números no se veían recompensados con el triunfo de su equipo, que veía como los Rockets y los Suns les arrebataban el triunfo en los últimos compases de los dos primeros partidos. En esta ocasión, la exhibición tuvo su recompensa. 34 puntos, 20 rebotes, récord personal en la carrera de Luka, y 10 asistencias sirvieron para que los Mavericks firmasen su primer triunfo en la burbuja. Es el jugador más joven de la historia de la NBA en firmar al menos 30 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias, además de ser con 11 el jugador que más triples-dobles ha sumado esta temporada.

La película se volvió a repetir. El partido llegó ajustado a los últimos compases del encuentro y a los Mavericks se le aparecieron los fantasmas del pasado. A 1:34 para el final empataba desde la línea de personal Max Kleber el partido, desde entonces ninguno de los dos equipos capaz de disnevelar la balanza a 95. El partido llegaba a la prórroga.

Para llegar a ese empate a 95, los de Rick Carlisle tuvieron que remar de lo lindo desde el primer cuarto. Fox, Bazemore y Hield lideraron a unos Kings muy certeros desde el triple y capaces de frenar con una gran defensa zonal los intentos de unos Mavericks que aprendieron las lecciones de antaño y trataron de construir jugadas mucho más elaboradas, rehuyendo la mayor cantidad de veces posible de lanzar desde fuera.

La efectividad por encima del 50% desde fuera al final de los 12 minutos de los de Walton, con una renta de 10 minutos puso por delante a los Kings 10 puntos. Los Mavs de nuevo por detrás en el marcador. Hubo que esperar al segundo cuarto para ver al Doncic más concentrado y certero en las asistencias, pese a ello el base de los Mavs finalizó el primer cuarto con 9 puntos, los mismo que anotaría en el segundo cuarto. El esloveno acabó el primer cuarto con un fuerte golpe en un dedo de la mano derecha, lo que parecía presagiar los peores pronósticos para los de Dallas.

Sin embargo, Doncic continuó el partido y cogió la batuta de su equipo y se le vio mucho más enchufado y acertado de cara al aro. Segundo parcial para los Mavs, Porzingis y Hardaway secundaban a Doncic que pese a no transmitir las mejores. Pese a ello, los Kings se marchaban 4 arriba al descanso. A raíz del descanso, los Kings fueron perdiendo fuelle desde fuera, pero los Mavericks no terminaban de culminar la remontada. Fox, Hield, Bjelica o Bazemore seguían estando certeros, el que no lo estuvo en ningún momento fue Bogdanovic que se quedó en 3 puntos y los anotó cuando el partido ya estaba visto para sentencia, en los momentos clave para seguir manteniendo la renta de 7 arriba al final del tercero.

Sonó la bocina del final del tercer cuarto y arrancó un último cuarto en el que ambos equipos bajarían de forma ostensible. Tan solo los tiros libres, los Mavericks lanzaron la friolera de 50 en los 53 minutos de juego, sostenían un tanteo de anotación muy bajo en el último cuarto.

Entre ambos equipos, anotaron 33 puntos y sólo los Kings, con 2 triples, fueron capaces de anotar desde fuera. Antes de la prórroga, 2 jugadores cayeron por faltas, Porzingis en los Mavs, el letón firmó 22 puntos, 7 rebotes y 2 asistencias, y Richaun Holmes en los de Walton, firmó la friolera de 12 rebotes, sólo superados por los 20 de Doncic y los 13 de Bjelica.

El empujón anímico que supuso el forzar la prórroga fue definitivo para que los Mavs se llevasen el gato al agua. Finney-Smith tomó el relevo a Porzingis como escudero de Doncic, sumados a Hardaway y los buenos minutos finales de Kleber decantaron la balanza en favor de los de Dallas. 110-114 y primera victoria de los de Rick Carlisle tras dos derrotas muy dolorosas en el arranque de la burbuja. Su próximo partido será frente a los Clippers, mientras que a los Kings, en un objetivo que ya va adquieriendo tintes de proeza, les esperan los Pelicans. Una derrota dejaría prácticamente descartado el objetivo de los de Luke Walton.

 

BLAZERS 110 – ROCKETS 102

(USA Today)

Carmelo mete un triple decisivo y Lillard (21+9+8) le señala como un jugador clave en el equipo. Día nefasto de Westbrook y problemas de faltas de Harden.

No mucha gente pensaba que el movimiento de los Blazers fichando a Carmelo Anthony, después de meses sin equipo y de años sin jugar bien, era inteligente. El tiempo se ha encargado de quitarles la razón. Quien fuese una de las estrellas más brillantes de la liga en otro tiempo ha entrado como un guante en la dinámica de su nuevo equipo, ha comprendido cuál es su rol y se está convirtiendo en una pieza clave en el intento de los Blazers por alcanzar los playoffs. Así lo reconocía Damian Lillard, el mejor jugador del equipo, después del partido: “Lo que me parece más decepcionante es que a la gente le sorprenda que haga estas cosas”, decía en referencia al triple que anotó a menos de un minuto del final y que dejó el partido visto para sentencia.

Carmelo acabó con 15 puntos y 11 rebotes y no es la primera vez que anota una canasta decisiva desde que está en Portland. Sin ir más lejos, el primer encuentro en la burbuja, un duelo capital ante los Grizzlies, metió dos triples seguidos para forzar la prórroga. “Es un Hall of Famer, es un gran compañero y es lo que esperábamos de él”, continuaba Lillard, quien estuvo a punto de lograr un triple-doble. 21 puntos, 9 rebotes y 8 asistencias para un jugador que ha llegado con el punto de mira algo desviado pero que no necesita estar al 100% para ser decisivo. También lo está siendo Jusuf Nurkic, que a vuelto de su grave lesión de la temporada pasada a tope y le está dando otro aire a su equipo. 18 puntos, 19 rebotes, 3 tapones y una referencia interior de un calado que hasta hora no habían tenido en todo el curso.

Los Blazers vuelven a recuperar la iniciativa en la lucha por el play-in del Oeste, colocándose de nuevo en la novena plaza. Ahora ya sólo a un partido y medio del octavo puesto que ocupan unos Grizzlies que cada vez parecen más vulnerables. Los de Porland tienen cinco partidos para intentar, como mínimo mantener esa novena posición. Y a la vista de los rivales, parece que se jugarán todo en los tres siguientes ante Clippers, Nueggets y Sixers. Si salen bien parados por esa travesía es muy probable que tengan la bola extra por el último puesto de playoffs.

Enfrente estuvieron unos Rockets que no conocían la derrota en la burbuja hasta anoche, cuando fueron claramente inferiores a su rival. Mucho tuvo que ver el mal partido de sus dos estrellas, aunque por motivos distintos. Mientras Harden lidió muchos minutos con problemas de faltas que le impidieron emplearse a fondo, Westbrook tuvo uno de esos días que tanto le gustan a sus haters: 15 puntos con un 5/14 en tiros y un 5/12 desde la línea de personal. Eso sí, repartió 9 asistencias y sólo perdió 1 balón. Quien tuvo el día inspirado fue Jeff Green, que consiguió su mejor marca anotadora de la temporada con 22 tantos. No fue suficiente y los Rockets, que se enfrentan mañana a los Lakers, tendrán que seguir remando para asegurar una cuarta plaza que de momento siguen ocupando.

 

MIAMI – BOSTON

(USA Today)

Los Miami Heat están demostrando ser un de los mejores equipos de esta burbuja. Después de ganar fácil a los Nuggets y ponerse muy difícil a los intratables Raptors, esta noche se han impuesto a un rival directo como son los Celtics. Y lo han hecho sin su estrella, Jimmy Butler, que acabó con la rodilla tocada en el anterior encuentro. Le han suplido con una actuación coral (21 puntos de Robinson, 20 de Dragic, 15+6+8 de Olynyk), una intensidad brutal desde el primer momento y un Bam Adebayo que empieza a discutir el estatus de líder al propio Butler. 21+12 para él esta noche.

Los Heat metieron la primera canasta del partido y nunca fueron por detrás en el marcador. Como iban a confesar después, este era un partido que tenían marcado en rojo en el calendarioLos dos anteriores de liga regular ante los Celtics los habían perdido, así que querían demostrarse a sí mismos que eran capaces de ganarles y jugar bien contra ellos. Y más si no iban a contar con Butler. Desde luego el encuentro es un espaldarazo para un equipo que ha llegado en plena forma a la burbuja y que se queda a una victoria y media de su rival en la lucha por la tercera plaza del Este. Los Celtics tuvieron un mal día en líneas generales, protagonizado por Marcus Smart más que por ningún otro. El base se marchó expulsado por faltas antes de terminar el tercer cuarto.

PACERS – MAGIC

Los Indiana Pacers volvieron a ganar y es el único equipo junto a los Phoenix Suns que han logrado un 3-0 en los que va de competición en Orlando. Anoche pasaron por encima de unos Magic que llevaban cinco victorias consecutivas, pero que no fueron rival para un equipo que parece haber llegado en un momento estupendo a esta reanudación, a pesar de la ausencia de Domantas Sabonis. Los Pacers están aprovechando para jugar más rápido y con quintetos más bajos y les está funcionando.

Sobre todo por el momento que está viviendo T.J. Warren, que ha metido más de 30 puntos en los tres partidos que ha disputado. Promedia en la burbuja 39,7 y anoche acabó con 32, aunque ya había llegado a la veintena antes del descanso, algo que ha hecho en cuatro de sus últimos seis encuentros. En realidad, fueron los Pacers al completo los que pusieron a funcionar la maquinaria desde el primer instante y no dieron opción al rival. Los de Indiana lograron ventajas superiores a los 20 puntos y firmaron su primer cuarto más anotador de la temporada, lo mismo que con la primera mitad (71). Los Magic cayeron a la octava plaza del Este por la victoria de los Nets ante los Bucks y mañana les toca la difícil tarea de retomar la senda del triunfo ante los Raptors.

 

BUCKS 116 – NETS 119

Milwaukee Bukcs está en racha negativa. Ha perdido cinco de los últimos seis encuentros que ha jugado. Es cierto que tres fueron los últimos antes de la pandemia y el de hoy lo ha hecho con todos los titulares en el banquillo en la segunda mitad (lo mismo que los Nets). Pero para un equipo que en toda la temporada sólo ha perdido 14 veces, que 5 de ellas sean casi seguidas no indica una dinámica positiva. El partido sirvió para dar descanso a las estrellas, todas las de los Bucks y las que quedan sanas de los Nets.

George Hill, con 19 minutos, fue quien más jugó de todos los titulares de los de Milwaukee. Middleton y Giannis no llegaron a los 16 minutos, aunque al griego le dio tiempo para meter 16 puntos, coger 6 rebotes y dar 4 asistencias. En los Nets LeVert, Harris y Allen, las tres cabezas visibles del equipo en la burbuja, ni siquiera saltaron a la pista. Luwawu-Cabarrot, con 26 puntos, fue el máximo anotador en un encuentro en el que los Bucks fueron a remolque casi todo el tiempo, consiguieron ponerse por delante a pocos minutos del final, pero no supieron cerrarlo a su favor. Un duelo marcado por los triples lanzados (57 los Nets, 51 los Bucks) y que podría repetirse en primera ronda, si los Magic no lo evitan acabando octavos. Aunque de repetirse, seguramente será muy distinto a lo visto esta noche.

Gentileza: AS

Etiquetas


Planeta Naranja (planetanaranja@hotmail.com)

En Twitter: @PN_basquet. En Instagram: @planeta_naranja. En Facebook: /planetanaranja913. Medio de comunicación creado en 2007 que brinda contenido de básquet marplatense, Nacional e Internacional en todas sus categorías. Estamos en Radio e Internet.

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com