La Liga

Masas

Roman es increpado por la hinchada y controlado por sus compañeros (ligateunafoto.com)
Roman es increpado por la hinchada y controlado por sus compañeros (ligateunafoto.com)

El ser humano como individuo es capaz, racional e inteligente. En cambio, las masas son tontas, irracionales y dificilmente con espontaneidad ante una situación complicada reaccione de una forma acorde lo que se necesita.

La personalidad de Román González es conocida y criticable desde muchos puntos de vista. Pero la actitud de muchos (para no generalizar) ante el mal arraque del equipo y del pivote en particular, más la mala predisposición puesta de manifiesto con canticos al cambio de localía, no ayudaron.

En Twitter: @ignaciosaraceno / @PN_Basquet

Pueden definirlo como psicología o sociología barata, pero es lo que vemos a menudo en nuestras canchas. Particularmente en la Liga Nacional, en el Poli, y anoche luego de Quilmes 74 – Obras 90.

No resiste análisis el entredicho entre Román González y la gente, ni siquiera entre el jugador y el DT (cuestiones internas del equipo). Pero sí el malestar expresado por la gente del Tricolor ante dos situaciones: jugar en el Polideportivo y ver a un jugador (González) o al equipo jugar mal y perder los primeros 3 partidos.

La gente con cantos no muy amistosos les dejó en claro a los dirigentes que “Quilmes es de Once Unidos, esta cancha es de Peñarol”. Lo cierto es que la Liga Nacional pide a gritos un cambio de mentalidad dirigencial que se vea reflejado en la infraestructura que la competencia necesita.

Por eso la dirigencia de Quilmes dio un paso adelante al mudarse al Polideportivo para jugar sus partidos. Once Unidos, estadio muy cercano a los afectos, ya no estaba acorde a una competencia modelo 2011. Quien se diga hincha de Quilmes y no apoye a la dirigencia en este paso (seguramente también doloroso para ellos) no quiere una mejor Liga.

Por otro lado, Quilmes empezó mal el año con un récord de 0-3 (incluído el Clásico) y jugando mal sobre todo en ataque. Sin embargo, una competencia que tiene 44 fechas de Fase Regular y luego los Playoffs debería invitar a muchos a tener paciencia ante el mal momento.

Hay otra realidad que comprendo: la gente quiere ganar, no le importa lo que dura el año ni el trabajo que implica tener un equipo que termine siendo competitivo, sobre todo con 4 extranjeros (lo incluímos a Hopson).

En el caso puntual de González me animo a decir que si en estos tres partidos, aun con 3 derrotas, el pivote hubiese promediado 15 puntos y 6 rebotes, nadie se acordaría de su pasado en Peñarol. No decimos que sería el nuevo ídolo cervecero, pero por lo menos habría indiferencia. Ni hablar del nefasto y repudiable acto de vandalismo de ir a atacar el auto de él y su mujer.

Si es verdad que el jugador debería haberse llamado a silencio apenas cerró su vinculación profesional con Quilmes. Su poco control a la hora de declarar y su uso irresponsable de las redes sociales le trajo muchos problemas antes y ahora.

Muchos incluso vuelven a hablar de la “futbolización” del básquet. Error. Así vivimos nosotros los argentinos estas cosas, el deporte es un canal de emociones para nosotros, cualquiera que sea.



Ignacio Saraceno (saraceno.ignacio@gmail.com)

En Twitter e Instagram: @ignaciosaraceno. Periodista desde 2007. Co-Fundador de PN. Jefe de Prensa y Redactor de diferentes Organizaciones y Eventos de AMB, LNB, CABB y FIBA Américas.

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com