La Liga

No está muerto quien pelea

Labaque les mostró el camino a sus compañeros (foto: Diego Izquierdo - El Atlantico)
Labaque les mostró el camino a sus compañeros (foto: Diego Izquierdo - El Atlantico)

(Desde Córdoba).- Atenas resurgió en el Orfeo Superdomo y le ganó a Peñarol 73-69 y puso la serie 1-2 para el milrayitas. Era un patido bisagra, de ponerse Peñarol 3-0 la serie prácticamente no tendría vuelta atrás. El miércoles en el mismo escenario, el 4to.

En esta nota, el análisis de la tercera Final y como sigue esta historia para los dos equipos.

En Twitter: @ignaciosaraceno / @PN_Basquet

Muchos decían que Peñarol llegaba con la escoba y no estaba mal. Claramente había sido el dominador de la serie en Mar del Plata ganando por 31 y 16 puntos respectivamente pero dejando claras muestras de impotencia en el equipo cordobés.

El Orfeo lució ampliado. Una tribuna para unas 700 personas donde habitualmente está el escenario fue colocada allí. Por lo que la capacidad del Estadio subió a 10.000, es por eso que a pesar de la gran cantidad de gente (6.000) no estaba completo y se podían ver claros.

No obstante, los presentes entendieron que lo que necesitaba el equipo era apoyo animico y por momentos se hicieron sentir. Lo basquetbolísitico llegaría de la mano del banco, la defensa dura y de un líder natural de este equipo, Bruno Lábaque.

El base cordobés sabe como jugar finales (es su 7ma) y les mostró el camino a sus compañeros mucho más jóvenes que él. Con 15 puntos y 7 asistencias fue quien complicó más a la defensa milrayitas.

Peñarol jugó 3/4 de partido bien. Llegó al últmo cuarto 1 punto arriba, pero la presión defensiva de Atenas, el roce físico, las protestas y las “charlas” con el rival hicieron que se descontrolara y perdiera el norte.

Según el propio Hernández, “un equipo con la  experiencia de Peñarol no puede entrar en ese juego”. Pero los marplatenses lo hicieron y les fue mal. Lamonte y Gutiérrez (quienes habitualmente se hacen cargo de las pelotas calientes) forzaron situaciones, no buscaron el pase extra a un compañero e incurrieron en pérdidad infantiles o tiros incómodos.

Aún así Peñarol solo perdió por 4 puntos. Es decir, a pesar de que Atenas mostró que está vivo y se hizo fuerte de locall, la superioridad con la que Peñarol llegó a Córdoba sigue tangible en el aire.

Este miércoles es el cuarto juego de la Serie con un Peñarol 2-1 arriba de un Atenas que mira la Final con otros ojos. Si para el cuarto llegaban 0-3 la historia iba a ser cuesta arriba.



Ignacio Saraceno (saraceno.ignacio@gmail.com)

En Twitter e Instagram: @ignaciosaraceno. Periodista desde 2007. Co-Fundador de PN. Jefe de Prensa y Redactor de diferentes Organizaciones y Eventos de AMB, LNB, CABB y FIBA Américas.

1 comentario

Escriba un comentario
  • muy bueno el título, porque justamente eso fue lo que hizo atenas anoche pegar,pegar y pegar

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com