Internacional

Para todos los gustos

(USA Today)

Los Playoffs de la NBA traen lógicas, sorpresas, peleas, lesiones y mucho basquet. Resumen de la jornada de viernes.

MAVERICKS 122 – CLIPPERS 130 (1-2)

24 horas después de la lesión de Damian Lillard, que parece que ha quedado en nada y podrá seguir jugando ante los Lakers, otro de los genios de la burbuja de Disney World, el esloveno Luka Doncic, también cae. En su caso, por segunda vez. La estrella de los Mavericks se lesionó en el tercer cuarto del tercer partido ante los Clippers el tobillo izquierdo, el mismo que se dañó en el primer encuentro de esta serie del Oeste. Su situación preocupa y más teniendo en cuenta que la eliminatoria se vuelve a desigualar: 2-1 para los angelinos tras este 122-130. A Doncic se le ha practicado una prueba y se le hará otra más mañana para ver si puede ser de la partida, pero la acción fue fea y es reiterativa. Y el joven se fue con otro triple-doble bajo el brazo (13+10+10), que parece que los regalan pero no.

Kawhi Leonard (36 puntos, 9 rebotes y 8 asistencias) gozó de la fuerza que acostumbra a mostrar casi siempre y en los dos lados de la cancha, lo cual no había ocurrido en el encuentro anterior. El horrendo partido de su compañero Paul George en el tiro un día más quedó neutralizado por el paso adelante de, entre otros, un Landry Shamet que empezó como titular ante la ausencia de Patrick Beverley. Reproducir

Los Mavs volvieron a pecar de inexperiencia, de falta de fuerza en el contacto y algo de pillería. A Doncic le volvieron a intentar sacar de quicio entre Morris y Harrell en una estrategia un pelín barriobajera pero efectiva (se llevó la técnica). Doncic tuvo verdaderos problemas de concentración, llegando al descanso con 3/10 en los tiros libres, y su noche no pudo acabar peor: saliendo a mitad del tercer cuarto, regresando otra vez para probarse y volviendo al banquillo ante el incipiente dolor que sentía en ese tobillo al que ahora miran los aficionados.

El encuentro se mantuvo igualado en los primeros compases gracias al impulso de Porzingis y a la serenidad que transmite este equipo aunque se enfrente a uno de los grandes favoritos. Un par de pique de Morris con Doncic aderezaron ese primer cuarto que dio paso a un segundo en el que los texanos quedaron desdibujados: encajaron 45 puntos. Leonard ejercía de líder y Morris le acompañaba haciendo buena la expresión americana ‘talk the talk, walk the walk’, enchufando cuatro triples de cinco intentos y sacando de sus casillas a Luka. No hizo falta ni una aparición estelar de los dos banquilleros estelares, Harrell y Williams, para que el equipo angelino se llevara medio partido antes del descanso.

El problema para ellos es que los Mavericks no se rinden fácil. Abrieron un parcial rápido tras volver de los vestuarios, cuando la diferencia ya superaba los diez puntos (54-68), y más tarde uno de 5-12 justo después de la lesión de Luka Doncic, prueba de que están comprometidos aunque les venga el viento de cara. Porzingis hizo lo que pudo gracias a su acierto en ataque, no así en defensa ante un Zubac al que no molestó en exceso, y Hardaway, Burke, sobre todo, Seth Curry salieron al rescate del colectivo. Pelearon hasta el final, llegando a recortar en el último suspiro para ponerse a seis, pero fue insuficiente ante unos Clippers que se ponen en ventaja y miran con condescendencia a su contrario.

La nueva idiosincrasia de esta postemporada, con los equipos jugando cada dos días sí o sí al no haber desplazamientos entre ciudades, hace que las lesiones como la de Luka Doncic, pese a que no sean realmente graves, puedan decidir el signo de una eliminatoria fácilmente.

 

NETS 92 (0) – RAPTORS 117 (3)

(USA Today)

Los Raptors van muy en serio en la burbuja de Orlando. La pandemia cortó de raíz una temporada que podría haber sido histórica (se han quedado en 53 victorias, a seis de su mejor marca pero con diez partidos menos) y en Canadá no quieren escatimar en nada. Su versión de este viernes fue más parecida a la de primer partido ante los Nets y ya están a sólo un triunfo de las semifinales del Este: 10-1 de balance desde que se reanudó la temporada en Disney.

Por lo tanto, Toronto está a un solo paso (juegan el cuarto partido este domingo a las 00:30) de meterse en sus quintas semifinales de Conferencia seguidas. Un equipo, que en vez de lamentarse por las pérdidas del verano (Danny Green y, sobre todo, el MVP Kawhi Leonard), ha sabido rearmarse en la defensa de su anillo. Y nunca mejor dicho, lo de su defensa. Porque los Raptors volvieron a poner un tapón detrás (los Nets anotaron 17 puntos en el asalto inicial y llevaban 42 al descanso) para llevarse el partido.

Marc Gasol, con un triple, le daba ya a los Raptors un colchoncito de diez tantos en los primeros minutos de partido (5-16). Era el cuarto lanzamiento de tres puntos para unos Raptors de un VanVleet muy en forma (ocho tantos en ese momento) y que resumió, con un triple desde su cancha antes del descanso, cómo están siendo estos playoffs para él. En el segundo cuarto, en unos minutos muy productivos de Ibaka, los Raptors ampliaban ventaja (22-38). Al descanso, +15 para los campeones (42-57).

Los Nets, a los que todavía les falta un pelín para poder llegar a más en la lucha por el anillo, logaron ponerse a diez (50-60), pero Pascal Siakam asumió galones y desenredó el entuerto. El ala-pívot, que se entiende a la perfección con Marc Gasol, llevaba 12 puntos al descanso y anotó otros doce en algo menos de siete minutos (60-74). Los Nets se agarraban a Tyler Johnson (15 puntos en el tercer cuarto), pero el escolta estaba demasiado solo, y los Raptors seguían disfrutando de una ventaja en torno a los 15 puntos (68-84).

El último intento de los Nets llegó de la mano de Chiozza (75-87), pero los Raptors prefieren resolverlo todo por la vía rápida. Parcial de 7-26 (82-113) y a pensar en el domingo.

En los Raptors, Siakam acabó con 26 puntos, VanVleet con 22 e Ibaka con 20 y 13 rebotes. Marc Gasol, anotó sólo el triple del primer cuarto (1/7 en tiros de campo), pero repartió 6 asistencias. En los Nets, Johnson fue su máximo anotador (23) gracia a los 15 tantos que anotó en el tercer cuarto.

 

JAZZ 124 (2) – NUGGETS 87 (1)

(USA Today)

Los Jazz toman carrera en su serie ante los Nuggets aun sin Bojan Bogdanovic. Aunque perdieron el primer partido, se adelantan tras sumar dos victorias seguidas, la última por 124-87. Utah cerró el primer cuarto 11 arriba (25-14) y llegó a poner a 24 en el segundo cuarto (46-22). El partido sonreía a los de Quin Snyder y no dejó de hacerlo.

Denver perdía por 17 al descanso (59-42) y Rudy Gobert dominaba su duelo europeo con Nikola Jokic. El francés acabó ya el segundo cuarto con dobles figuras (20 puntos y 11 rebotes), bien respaldado por Mike Conley (14).

Los Jazz dieron el siguiente —y definitivo— arreón en el tercero con un parcial de 35-20 (94-62). Mike Conley celebró su reciente paternidad (no había debutado aún en los playoffs porque salió de la burbuja para conocer a su hijo) con 27 puntos (en 25 minutos); Gobert acabó con 24 y 14 rechaces y Donovan Mitchell con 20. Por parte de los Nuggets, el máximo anotador fue Jokic, que se quedó en 15 puntos. Los Jazz se dieron un festín a costa de unos Nuggets que, visto lo visto, tendrán que mejorar mucho si se quieren meter en semifinales.

 

SIXERS 94 – CELTICS 102 (0-3)

(USA Today)

Nuevo quiero y no puedo para los Sixers, que ya estaban en una posición complicada con la lesión de Ben Simmons y están quedando expuestos ante unos Celtics que les han cogido las medida y están ya a uno partido de eliminarles. 94-102 ganaron los verdes el tercer partido y van a por el rosco pese a que ellos también tienen una baja importante: el alero Gordon Hayward.

Jayson Tatum le tocó descansar de sus tareas de hombre para todo. Después de batir y batir su récord personal en los dos anteriores encuentros jugó sólo ocho minutos en la primera mitad por acumular tres faltas y aportó alguna acción destacada en la segunda parte pero dejándole el brillo a otros compañeros que tuvieron más acierto. Sí parecía que iba a ser el día de Joel Embiid, con 22+10 en esa media parte, pero acabó abusando de los tiros y con un total de 7/20.

Entraron algo mejor los Sixers gracias al camerunés, que se echó el equipo a la espalda. Tampoco puede hacer otra cosa. Al Horford, después de que su hermana criticara al entrenador Brett Brown en sus redes sociales, no se reivindicó mucho: cinco lanzamientos intentados y uno metido en 38 minutos. Los ojos estaban puestos, por tanto, en las líneas exteriores. Se ha visto una enorme desigualdad entre las dos alineaciones y en esa parte de las mismas, emparejando a alguien tan eléctrico como Kemba Walker con un neófito como Shake Milton, intentando compensar las defensas de Thybulle con las de Scott, Burks, Korkmaz o Harris. El equilibrio es complicado para Philly.

Precisamente fueron estos jugadores, sobre todo Milton y Harris además de Josh Richardson, los que cogieron el relevo anotador de Embiid para pelear el partido hasta el final. Sí es verdad que le metieron el miedo en el cuerpo a los Celtics, pero estos están mucho mejor trabajados y toman las decisiones adecuadas. Sólo así se explica que el encuentro acabara con un 0-10 de parcial para los aquí visitantes (figuradamente) con una falta antideportiva entre medias. Es un quiero y no puedo.

AS

Etiquetas


Planeta Naranja (planetanaranja@hotmail.com)

En Twitter: @PN_basquet. En Instagram: @planeta_naranja. En Facebook: /planetanaranja913. Medio de comunicación creado en 2007 que brinda contenido de básquet marplatense, Nacional e Internacional en todas sus categorías. Estamos en Radio e Internet.

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com