La Liga

Peñarol se subió a la cima provisoria

Campazzo una vez más fue MVP (ligateunafoto.com)
Campazzo una vez más fue MVP (ligateunafoto.com)

Peñarol de Mar del Plata logró una importante victoria como visitante en Córdoba ante Atenas por 86-83 y se trepó a la cima de la tabla de posiciones hasta tanto Regatas se ponga al día en la LNB.

Peñarol venció a Atenas 86-83 en el Cerutti y logró sumar dos puntos importantes pensando en la tabla de posiciones de la Liga, donde se muestra como el único escolta del líder Regatas. No obstante, al ganar tan solo por tres unidades, los marplatenses no lograron adueñarse de la Copa de Verano 2014, título que quedó en manos de Atenas por haber ganado por diez puntos (93-83) en el partido del pasado viernes.

Atenas comenzó el juego un poco mejor. A pesar de la paridad que se reflejó en los primeros minutos, el cuadro cordobés explotó bien la tarea de Lábaque, comandando la ofensiva y entregando asistencias filosas para que se tome una ventaja de 11-6. En ese buen inicio del Griego también colaboraron Covile y Herrmann, tanto en ataque como en defensa.

Desde Peñarol hubo más repartición en protagonismo pero poco a poco se fue quedando sin nafta y empezó a sufrir la superioridad del local. Aparecieron Campazzo, Gutiérrez, Giorgetti y Boccia, pero solo fueron una buena serie de intentos, ya que con el correr de los minutos el rival supo controlar a todas sus piezas.

Es que en defensa, el Griego supo controlar muy bien a Peñarol, no dejó que lastimen ni Gutiérrez ni Leiva y dominó en el juego interno, ya sea por rebotes o por puntos. Además, siguió sobresaliendo la labor de un Lábaque muy fino a la hora de tomar decisiones, sumando bombas y abriendo juego.

Con el correr de unos intensos primeros diez minutos y con una fantástica eficacia en triples (5/6 en el periodo inicial), Atenas logró dispararse cada vez más y cerró el cuarto decorosamente: 30-16 tras estirarse con bombas de Fierro, Elsener y Lábaque.

En el segundo periodo, el equipo cordobés empezó a rotar algunas piezas, aunque no terminó por encontrar la misma eficiencia que en el cuarto predecesor. Realizó su debut Marcus Moore y el juego interno pasó a depender de Fierro y Guaita. Pero en cuanto a los relevos, Peñarol logró un mejor equilibrio.

Es que para el equipo de Rivero ingresó Weigand y le aportó muchas soluciones a los marplatenses. Peñarol tuvo un recorte muy marcado en la desventaja y en tan solo un par de minutos se puso a tan solo seis unidades (37-31).

En Atenas regresó Lábaque, y con su aporte y una volcada de Herrmann el local regresó con todo. Además, Covile se volvió una pieza complicada de defender para Peñarol, ganándole el duelo a Leiva dentro de la pintura y desequilibrando. El elenco de Arrigoni-López volvió a adueñarse del goleo y se fue al descanso largo con ventaja de 48-40.

En el reinicio de las acciones, Atenas siguió lastimando con las llegadas de Herrmann y Lábaque, ambos de eficiente tarea cada vez que les tocó pisar el parquet de juego (el de Venado Tuerto estuvo, como siempre, con muchos minutos). Pero Peñarol empezó a inclinar la balanza poco a poco a su favor y, lejos de verse superado, arremetió  con todo.

Con un poco de Campazzo, otro poco de Boccia y la buena continuidad de Weigand, los marplatenses se acercaron a tan solo tres unidades (56-53), para luego seguir apretando en la ofensiva hasta que Gutiérrez clavó un bombazo para igualar el score en 60.

La reacción de Peñarol  llegó a darle el liderazgo a la visita (61-62 con doble de Campazzo), pero fue efímero y Atenas cerró el parcial recuperando la ventaja y con el marcador situado en 67-63.

En el arranque del cuarto segmento, Atenas y Peñarol siguieron sin darse tregua. Lábaque siguió tomando muchas responsabilidades en ataque, y de hecho logró llegar al gol desde las bombas y los dobles en penetración. A eso se sumó la constancia de Herrmann, acompañando al base del Griego en la ofensiva.

En el lado visitante, Peñarol fue a la carga con protagonismo repartido. Leiva mejoró su aporte, y a eso siguieron sumándose Campazzo, Boccia y Weigand, permitiendo que el Milrayitas regrese con todo y se adelante 77-78 restando poco más de cuatro minutos para el cierre.

Los marplatenses acertaron en los cierres defensivos y fueron secando a Atenas, para luego responder con una bomba y dos libres de Gutiérrez (79-83) y sacar la máxima de puntos de ventaja hasta ese momento.

No obstante, el local regresó poco a poco a las fuentes y logró empatar en 83, pero marró varias oportunidades desde la línea de libres, claves para el intento de despegue restando tan solo un minuto para el cierre. Sin dudas que esa faceta errática le dio aire a un Peñarol que continuó vivo hasta el final.

Y en esa conclusión de juego, Atenas cometió dos errores importantes. Primero en un lanzamiento forzado de Guaita ante la rebuscada defensa de Peñarol, y después en un resbalón de Lábaque, para ocasionar una pérdida de balón. En el lado del visitante, todo fue mucho más claro, y desde la línea de libres encestaron Campazzo y Gutiérrez para sellar el 83-86 final que definió la victoria para Peñarol.

Amén de esta derrota, Atenas terminó adjudicándose la Copa de Verano 2014, debido a que el pasado viernes había vencido a Peñarol por una ventaja de diez unidades (93-83).

Lucas Leiva / lucasleiva@basquetplus.com



debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com