Mar del Plata

Punto de inflexión

Unión fue uno de los primeros en estar listo

Los Clubes ya están de acuerdo pero viven situaciones diferentes. Vuelven los entrenamientos para el básquet en Mar del Plata.

Se agotó la paciencia. También las ganas e intenciones de hacer las cosas como se solicitan. Mar del Plata vive un momento muy particular con la Pandemia en pleno apogeo, pero con necesidades socio-económicas alcanzando niveles como nunca antes.

En ese contexto, la presión ejercida por varios rubros de la economía marplatense doblegó la resistencia de las autoridades que no vio más remedio que hacer la vista gorda en la apertura de muchos sin la habilitación correspondiente.

Entre el lunes y el miércoles de la semana que viene los Clubes empezarán a aplicar el Protocolo para la práctica del básquet de manera individual. El mismo -muy estricto y presentado en mayo- esperó demasiado en algunos escritorios municipales. Incluso los entretuvieron presentándolo de manera práctica pero sabiendo que nunca les iban a dar la chance de volver a trabajar, ni a los jugadores de volver a entrenar.

Asi se lo comunicaron a la AMB y es un hecho que sucederá sin esperar el OK de las Autoridades, tal como otras actividades ya lo han hecho. Un efecto dominó que era previsible viendo como no existe ningún tipo de sanción para ellos, pero con la lógica aplicada de la necesidad de apertura y reactivación.

Sin embargo, la vuelta será de manera paulatina tal como indica el Protocolo y cada Club aplicando el sentido común sobre la realidad que le toca vivir por disponibilidad de espacios e infraestructura, como de plataforma organizacional.

La “actividad aeróbica de baja intensidad” será la protagonista en el comienzo, para luego ir sumando items.

Peñarol, Unión y el IAE comenzarán con trabajos físicos sin materiales y dentro de sus Clubes. Quilmes y Kimberley tienen habilitadas sus Villas Deportivas por lo que en octubre al menos sumarán al básquet a la propuesta que ya tienen allí. Once Unidos algo similar pero aprovechando su propia sede y los espacios al aire libre que poseen.

Sporting y SMATA viven situaciones similares pero distintas a la vez. Es decir, la decisión no depende pura y exclusivamente de ellos y aún analizan los pasos a seguir. El albinegro desarrolla sus actividades dentro del Colegio Peralta Ramos por lo que espera la aprobación del Instituto para usar sus instalaciones. Mientras que SMATA depende de la veña del Sindicato de Mecánicos al cual pertenece y a la apertura del predio donde está su cancha.

En juego también están los empleados de cada Club. Los cuales están afiliados al Sindicato de UTEDyC. De todas formas, se espera una respuesta positiva para la vuelta al trabajo, tan necesaria para ellos, los Entrenadores, Dirigentes y jugadores.

En síntesis, para la sociedad toda es una necesidad que los Clubes funcionen. Su rol en nuestra comunidad es fundamental, en este contexto son más importantes aún para la educación sobre los cuidados que hay que tener. Y por suerte e iniciativa de sus directivos, volverán de a poco a cumplirla.

Etiquetas


Ignacio Saraceno (saraceno.ignacio@gmail.com)

En Twitter e Instagram: @ignaciosaraceno. Periodista desde 2007. Co-Fundador de PN. Jefe de Prensa y Redactor de diferentes Organizaciones y Eventos de AMB, LNB, CABB y FIBA Américas.

Agregar comentario

Escriba un comentario

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com