Internacional

Scola jugará en Varese

(FIBA)

Luis Scola continuará jugando y le tiende la alfombra roja a su presencia en Tokio 2021.

El capitán de la Selección Argentina tiene todo arreglado para jugar en el Pallacanestro Varese de la Lega Basket de Italia.

Las vacaciones en familia suelen ser un momento esperado para bajar tres cambios, aprovechar tiempo de calidad con los más queridos y reflexionar. Si en un año normal es una ecuación que se repite, en esta temporada contaminada por la pandemia de coronavirus, Luis Scola las necesitaba más que nunca. Junto a Pamela y sus hijos Tiago, Tomás, Matías y Lucas, partió desde Milano hacia Como con una carpeta llena de propuestas y la mente dispuesta a escuchar a su corazón, a su cuerpo y a los suyos. Y el combo ideal derivó en la decisión de este viernes: Luifa seguirá en el básquetbol profesional, tiene todo arreglado con el Pallacanestro Varese de la Legabasket italiana y los Juegos Olímpicos de Tokio​ siguen siendo su gran meta.

Son varias las razones de esta decisión adelantada por Clarín, que se rubricará en las próximas horas, cuando se definan un par de detalles menores con su nuevo equipo. Pero lo más notable es que en la negociación está incluida una cláusula para renovar ese vínculo por un año más. De esta manera, incluyo se abriría la puerta a que su retiro no se produzca en la capital japonesa con 41 años sino más adelante, en Varese, con 42. No habrá que adelantarse, pero sería extraordinario.

Apenas Scola anunció públicamente que no iba a continuar como jugador de Olimpia Milano, donde fue tratado como un adalid, las elucubraciones fueron mayúsculas. ¿Se retiraba? Scola dejó en claro enseguida los porqué de esa decisión: ya había pasado su tiempo en la Euroliga, que requería partidos de entresemana contra jugadores de mucha menor edad. No es que no lo haya hecho durante tantos años. Simplemente que hoy su prioridad claramente es estar en sus quintos Juegos Olímpicos. Y para llegar sano, no debe castigar de más a su cuerpo de 40 años.

Apenas conocida su estratégica decisión, los llamados y los mensajes comenzaron a llegar a Claudio Villanueva, su representante histórico. No le iban a faltar propuestas al capitán de la Selección Nacional y uno de los jugadores más importantes de la historia en el básquetbol FIBA. Y así fue, porque querían saber si se retiraba o no. Scola no lo sabía. Y así se lo dijo el 19 de junio a Clarín, en una entrevista de una hora y 50 minutos, en la que habló del mundo pos pandemia, del liderazgo, de la mentalidad de los número uno, de la política deportiva argentina… y de su futuro, claro.

“Lo que vivimos en China (subcampeonato mundial) fue una inyección de energía, que me dio ganas de jugar. El Mundial llevó a una bola de nieve. Sin embargo, el coronavirus barrió de un plumazo gran parte de esa energía. No estoy pendiente de mi futuro. Me gustaría ir a los Juegos Olímpicos, pero las carreras se terminan. No debería sorprender a nadie”, comentó.

Pero en esa entrevista entreabrió una puerta cuando se preguntó: “¿Qué peor para mí que retirarme jugando a puertas cerradas en Valencia, en un partido que no sirvió para nada?” Esa imagen evidentemente no le cerraba. Y tenía en claro que no iba a decidirlo solo: su familia sería determinante. “¿Tenemos ganas de que juegue un año más? ¿Tenemos ganas de mudarnos una vez más? ¿Quieren vivir acá o allá? ¿Quieren mudarse? ¿Quieren que esté en los Juegos Olímpicos? Tienen ellos más peso que antes. Estas preguntas están hoy más arriba en mi escala de valores”, sentenció en diálogo con este periodista.

Evidentemente, la venia familiar estuvo y fue clave. La pasaron tan bien todos en China y en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, donde se colgó el oro, que por qué no ver a Luis con la celeste y blanca en Tokio 2020… en 2021. Y eso que no se sabe si se llevarán a cabo los Juegos Olímpicos.

“No sería para nada descabellado pensar que hoy los Juegos Olímpicos no están asegurados ni mucho menos. Eso también lo tengo en la balanza, porque no quiero jugar en algún lugar si después no hay Juegos Olímpicos”, avisó Scola. Pero se la jugó igual y no esperó demasiado para aceptar la propuesta de Varese.

Había visitado a la institución y la idea le cerró por todos los ángulos. En lo familia, no hace falta mudarse de su casa en Milano. En lo logístico, Varese queda a 40 minutos en auto desde su hogar. En lo deportivo, el equipo que supo dirigir Rubén Magnano pos Atenas 2004 no juega la Euroliga, por lo que Luifa se asegura un partido por semana y el acondicionamiento físico y basquetbolístico ideal para no perder estado ni ritmo de juego. Otra vez, Tokio en la mira.

“Estaríamos muy contentos con un jugador como él en el equipo. Sería ideal para guiar a un conjunto joven, tanto dentro como fuera de la cancha. Su llegada le daría prestigio al club”, había comentado Attilio Caja, entrenador del Varese, quien charló dos veces con Scola para contarle su proyecto. Queda clarísimo: el “4” de la Selección tendrá la alfombra roja lista en su nuevo equipo.

Luis Alberto Scola tiene 40 años. Si llega a Tokio 2020, lo haría con 41. Si juega dos temporadas en Varese, terminaría con 42. Se siente pleno, su familia lo apoya, el club lo espera y la Selección lo ilusiona. Como siempre. El deporte argentino celebra que una de sus leyendas siga en actividad.

Hernan Sartori – Clarin



Planeta Naranja (planetanaranja@hotmail.com)

En Twitter: @PN_basquet. En Instagram: @planeta_naranja. En Facebook: /planetanaranja913. Medio de comunicación creado en 2007 que brinda contenido de básquet marplatense, Nacional e Internacional en todas sus categorías. Estamos en Radio e Internet.

Agregar comentario

Escriba un comentario

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com