Mar del Plata

“Tenemos la pirámide al revés”

El león de Teléfonos.

El Club Teléfonos quedó desmantelado en sus divisiones menores con respecto al año pasado y para el actual certamen de AMB (Preparación) no pudieron presentar equipo en premini, mini, preinfantiles e infantiles. En cambio, en primera hay tres planteles diferentes.

Con el regreso de Damián “Foca” Rodríguez y la incorporación de Pablo Brusco al cuerpo técnico, el club del barrio “Los Pinares” se puso como objetivo volver a nutrir a las categorías menores para armar una buena base. Charla con Pablo Brusco e información del Club para tener en cuenta.

En Twitter: @brunograssi

Siempre se habla de que las categorías formativas son las más importantes para que un club se desarrolle y pueda trazar un proyecto a largo plazo. Teléfonos la viene “remando” en los últimos años con la intención de hacer básquet y darle a la ciudad una alternativa más para la práctica de este deporte.

El torneo Preparación los encontró sin la posibilidad de competir con los más chicos y el objetivo del club es llegar al oficial con una buena cantidad de jugadores para poder presentar los distintos equipos en cada una de las categorías.

Pablo Brusco, entrenador y periodista, se sumó a Teléfonos este año y estará a cargo de los mini, premini y cebollitas. A tener en cuenta los horarios: lunes y viernes de 18 a 19 y los miércoles de 17:30 a 18:30. Por su parte, los cebollitas van desde los 5 años y entrenan los martes y jueves de 17:30 a 18:30.
El club queda en Floresbelo Acosta 6810, Los Pinares, en la zona norte de la ciudad.

¿Cómo es la respuesta?
Por suerte vamos bien, arrancamos el 15 de febrero con 3 chicos y entre premini y mini ya tenemos unos 15 chicos y cerca de 10 en los cebollitas, es un trabajo de hormiga pero tenemos muchas pilas para hacer algo bueno.

¿Es tu primera experiencia?
Siempre me gustó el básquet y pude transmitirlo en el 98 y 99 con un amigo. Hicimos una escuela de básquet en la Parroquia Santa Rosa de Lima que nos dieron un lugar, sin saber nada y con muy pocos recursos, ¡Estuvimos un año jugando sin aros! llevábamos a los pibes a la plaza del barrio a jugar, pedimos pelotas en el EMDeR, conseguimos llevarlos a ver a Quilmes y Peñarol, todo ad-honorem, nos movíamos por amor al básquet. Y el año pasado me invitaron a entrenar a Los Celtas de la Pre-Maxi liga, está claro que no tiene nada que ver con las categorías menores pero es una linda experiencia.

¿Cómo fue estudiar para DT, cuándo y dónde lo hiciste?
Siempre quise hacer esto, voy a las clínicas cuando puedo, vivo buscando y leyendo por Internet y así descubrí ENEBA en La Plata, me contacté con ellos para hacer el curso y me dijeron que acá en Mar del Plata lo estaban dictando (había empezado ese año) hablé con Luis Fernández que es el director regional e hice el Nivel 1 y 2.

¿Por qué te decidiste a hacerlo?

El básquet es mi gran pasión, y siempre traté de estar ligado, primero como jugador (muy poco hasta preinfantiles), luego como periodista pero interiormente me gustaba ser entrenador, creo que es el lugar que te obliga a conocer mejor el juego y me atrae trabajar con chicos. Es totalmente diferente entrenar y dirigir a los grandes que enseñarle a los chicos, las dos cosas me gustan.

¿Cómo llegaste a Teléfonos?
Casi de casualidad, el año pasado charlando con Rubén “Ruso” Muñoz me contó que Darío Espíndola, que es amigo de él, había agarrado en Teléfonos y estaba sólo, fui a verlo y me ofrecí para ayudar. Luego que él se fue a Pringles le sugirió a Sergio Lamadrid (dirigente) que me ponga en la escuela. Este año volvió Damián Rodríguez y la verdad que es súper macanudo, muy abierto y siempre está dispuesto a darme una mano, eso me sirve mucho.

¿Que referentes en formativas tenés?
Bueno, en el curso de ENEBA me abrió mucho la cabeza escuchar y aprender de Juan Lofrano, la tiene muy clara, también Nicolás Mengoni, se nota en ambos la pasión que le ponen, luego hay tipos que son geniales como Ricardo Bojanich y Jorge Díaz Vélez, es increíble el manejo que poseen.

¿Cuáles son los conceptos que les querés dejar a los chicos?
En estas edades lo más importante es que los chicos tomen el gusto por el juego, que se diviertan y pasen un buen rato. Así también van sumando un montón de valores como el compañerismo, el respeto, la solidaridad, el trabajo en equipo, etc. Poder entrenar los saca un rato de la Play y la tele y está bueno. Obviamente que a todo esto llegamos mientras aprenden básquet pero lo más importante es lo otro.

Expectativas para este año en el club
Tratar de armar y ampliar la base de jugadores de entre 5 y 11 años y darles continuidad para que luego empiecen a nutrir las otras categorías y ver si podemos participar con los mini del Oficial, está bueno ver que los chicos están enganchados, llegan media hora antes de empezar la práctica, hasta cuando llueve se vienen todos mojados en las bicis. Que elijan el básquet antes que otras cosas es un buen signo.

¿Cómo complementas este laburo con el resto de tu vida?
Está claro que para poder hacer algo así necesitás el apoyo de tu familia, porque tiene mucho más de pasión y esfuerzo que otra cosa, y se suma a las horas habituales de trabajo y otras actividades. Yo tengo dos nenes chiquitos y con esto les resto horas, pero Emanuel (tiene 4 años) viene a las escuelita y tratamos de aprovechar los momentos que tenemos en familia.



Bruno Grassi (bruno-grassi@hotmail.com)

En Twitter: @brunograssi. Periodista desde 2007. Co-fundador de PN. Redactor y Productor. Trabajó en campo de juego de transmisiones varias de Liga Nacional y en el diario "El Atlántico".

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com