Básquet en la Sangre Destacadas

Un quinteto de hermanos

Mucho más que tres.

Los Scandroli dividen roles de entrenador y jugadores en Círculo de Otamendi. En Básquet en la Sangre, cuentan su historia.

Esta nota será un verdadero viaje familiar. Es que la ruta que trazaron los Scandroli los fue moviendo por distintas ciudades, hipnotizados por la pelota naranja. A veces sin acompañarse físicamente, siempre juntos. Tres de ellos militan en el mismo equipo hoy, en el “Papero”. Pero son de Tandil. Y también dejaron su huella en Mar del Plata.

El vínculo con el básquet viene de una generación anterior. Norberto (con sus 190 centímetros), el padre de los Scandroli, finalizó su etapa como basquetbolista en Independiente de Tandil. La pasión y la talla fueron capitales que transmitió a sus hijos. Alejandro, el mayor (pronto a cumplir 42 años), comenzó a jugar a los 5 en el “Rojo”. Y junto a él Guillermo, un año menor.

Alejandro (15) y Guillermo (sentado a la derecha de la foto), en Independiente de Tandil.

Entre los 4 y los 5 años Fernando (36 actualmente) y Federico (32) se sumaron al club, con el básquet y otros deportes como juegos preferidos. Carolina (39), quien completa la mano de hermanos, también se formó disfrutando de los espacios del Independiente tandilense, con el palo de hockey como fiel compañero.

Las amistades, la competencia, la vida social y todo lo que genera una institución deportiva en su función educativa, habían atrapado a la familia completa. Alejandro fue el que hizo perdurar el vínculo directo con Independiente. Hasta los 20 compitió y allí se retiró. Hoy es ingeniero en sistemas, vive en Barcelona.

Guillermo con Cequeira de compañero y Bianchelli de entrenador.

Guillermo (1,94 de altura), Fernando (1,87) y Federico (2,05), buscaron nuevos horizontes en el básquet y atravesaron su periplo con el balón en la mano. Con el mapa en la otra comenzaron a trazar visualmente su destino, siempre cambiante.

En 1997 Guillermo, siendo juvenil, se mudó a Mar del Plata proyectando sus estudios universitarios y un nuevo desafío en el básquet. Fichó por Quilmes e integró por una década los planteles de la Primera local del “Cervecero”. El apellido y la institución de Luro y Guido se familiarizaron, logrando repetir esas imágenes de la infancia cuando el rojo y negro de Independiente los arropaba en Tandil, un deja-vú en el club marplatense.

Carolina estudió Educación Física en el Instituto de Quilmes. En el 2002, con Fernando y Federico ya incorporados al básquet quilmeño, la familia empezó a construir su segundo hogar en el deporte.

¿A quiénes reconocés en esta foto?

Guillermo, Carolina y Fernando se recibieron de profesores. El más chico de los cinco hermanos fue quien tuvo más tiempo de inferiores en el Tricolor -compartiendo equipos con Selem Safar, Facundo Piñero, Juan Fernández y Leandro Ramella como DT- y por quien apostaron en el club, debido a su altura y proyección.

Federico llegó a entrenar y cambiarse con el equipo profesional, hasta que decidió emular el recorrido de su hermana en el hockey. A los 19 años, partió rumbo a Europa con el sueño de triunfar. Jugó en Silver de Porto Torres, Cipir Domodossola, Olimpia Comiso y Porto Empedocle, en Italia, y en el Albacete de España. Fernando trabajó y despuntó el vicio basquetbolero en el Viejo Continente, acompañando por momentos a su hermano menor, como sucedió en Albacete: fue por insistencia de Federico y terminó siendo titular, y el hermano suplente…

Federico regresó a la Argentina y continuó su carrera en el ascenso, registrando pasos por Unión Eléctrica de Córdoba, Hindú de Chaco y Unión de Santa Fe. El deporte y los viajes, siempre fueron una inquietud familiar.

Federico en la LNB.

La pasión por el básquet los unía, pero los viajes los separaban. Lejos de mamá Alicia y su Tandil natal, los Scandroli se debían un capítulo en su libro donde el protagonismo de la historia sea compartido.

Tres de ellos militan en el mismo equipo hoy, en el “Papero”. Sólo Guillermo y Fernando habían compartido un puñado de partidos en Quilmes. Allá por el 2009, sin querer colgar las zapatillas aunque empezando a calzar el buzo de entrenador, Guillermo arribó a Nicanor Otamendi. Una nueva ciudad marcada con un tick en el mapa. Después se sumó Fernando para seguir desplegando su talento sobre el parquet y en 2013 completó el sueño Federico. Por primera vez, los tres juntos en un mismo equipo. Un nuevo hogar para los Scandroli: Círculo Deportivo.

El primer año de los Scandrolli en Círculo.

En el presente es común escuchar a los jugadores del básquet local emparentar a Círculo con “el equipo de los Scandroli”.

No obstante, ellos desde el primer momento sintieron la conexión familiar. “Uno de los primeros partidos que jugamos los tres estaba ‘Fer’ de base, Federico de interno y yo de alero. Fernando cantaba siempre la misma jugada, en la cual participábamos solo nosotros y en cada ataque hacíamos una variante distinta para definir una vez cada uno”, cuenta con sinceridad Guillermo. ¡Y eso que es el director técnico!

“Fernando es el más talentoso. Guillermo era el mejor 10 años atrás, ahora le gano yo”, comenta con picante Federico.

“Yo era el más calentón hace 10 años, ahora lo es Federico”, retruca Guillermo.

“El más calentón es Federico, porque siempre está en el roce”, define Fernando, quien es señalado como el más virtuoso para el deporte -de hecho jugó al fútbol y al hockey también-. “No soy calentón pero tampoco el mejor, quiero aclarar”, agrega con humildad ‘Fer’.

De visita al primer hogar: Independiente. Fede, Caro, Fer y Guille trabajan juntos en FASTA.

En tiempos de cuarentena, el distanciamiento social nos aleja a todos físicamente. El vínculo sentimental no muere por dejar de generar ese contacto corporal. Los Scandroli supieron unirse, aún estando en diferentes ciudades, por sus pasiones: los viajes y el deporte.

Cuatro trabajan en la misma universidad, tres comparten equipos de básquet y tres son entrenadores de hockey (Fernando, Carolina y Federico). Alejandro sembró la semilla deportiva que heredó de sus padres y observa la cosecha desde España. La familia, se reencuentra en cada decisión que toman en forma individual sus integrantes. Porque todo lo hacen con el mismo sentimiento.



debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com