Especiales

Viajar durante una pandemia

Realizado su cuarentena obligatoria, Bruno Provenzano charló con PN tras viajar en medio del coronavirus y cómo se entero de la existencia del virus en Utah, Estados Unidos.

El “work & travel” suele ser, para muchos jóvenes, una experiencia única para conocer nuevos destinos. Sin dudas, en este 2020 se le agregó un nuevo condimento, el coronavirus. Uno de los tantos que vivió esta experiencia fue Bruno Provenzano, quien ya vive la cuarentena obligatoria de 14 días para quienes hayan regresado a la Argentina de un país de riesgo.

El jugador que vistió la camiseta de Quilmes en su etapa formativa e incluso en Liga Nacional, como juvenil y ficha U23, le contó a PN su experiencia de volver al país desde Estados Unidos, uno de los países de riesgo.

“Hasta que no paso lo de Rudy Gobert, en Utah no se hablaba del coronavirus”, cuenta Provenzano. El caso del pivot francés no fue el único en Jazz de Utha: la joven estrella Donovan Mitchell, también dio positivo por COVID-19.

Bruno Provenzano escuchó por primera vez la palabra coronavirus desde Mar del Plata. “En enero, mi vieja me dijo que tenga cuidado que había un virus que se había originado en China, que era muy contagioso”, recuerda Bruno. Para esa fecha, el marplatense seguía con su trabajo en uno de los resorts de montaña más importantes de Estados Unidos. El base/escolta trabaja en la ciudad de Park City, a unos 40 minutos de Salt Lake City, capital de Utah y casa de los Utah Jazz.

“No le di ni bola. Seguimos laburando como si nada pero de apoco se empezó a escuchar sobre el “coronavirus” por los casos que iban creciendo en China y que había llegado a Europa y ahí mi vieja me empezó a comer más la cabeza”, recuerda. La preocupación pasaba porque su trabajo era housekeeping, limpieza de las habitaciones de un Resort con visitantes de todo el mundo.

Antes del coronavirus, Provenzano disfrutó de las montañas norteamericanas

DE UTAH A MAR DEL LATA

La vuelta estaba prevista para el 2 de abril, pero el coronavirus cambio todo. El viernes 13, al regresar de una visita por un Parque Nacional y estar varias horas sin señal, todo se precipito. “Cuando volvimos, todos los “J1”(tipo de visa para trabajar en EEUU) de Park City nos empezábamos a quedar sin trabajo porque cerraba el resort y de viernes a domingo no quedó nadie”, cuenta Provenzano.

De Utah a Argentina, con escala en Miami.  “El martes pasado llegue a Miami y había vida normal, hasta el jueves que cerraron las playas”, cuenta Provenzano mientras vive sus primeras horas de cuarentena obligatoria.

“Nos hacían subir al avión de a 10 personas y remarcaron que todos los tripulantes de Aerolíneas Argentinas eran voluntarios para que los argentinos que estaban fuera del país puedan regresar”, remarca.

En el avión, las azafatas utilizaban barbijos y guantes y no se podía hacer fila para utilizar el baño.  “Antes de llegar nos dieron un papel para llenar con nuestros datos, de donde veníamos, cuanto tiempo habíamos estado, si teníamos algún síntoma”.

“En nuestro vuelo no había nadie con síntomas. Llegamos a un Ezeiza vacío, y nos tomaban la temperatura apenas bajabas del avión”, contó de su casa Bruno.

“Yo tuve la suerte de que mi viejo me había sacado el pasaje a Mar del Plata por Tienda León, pero había mucha gente desesperada porque no sabía como iba a volver a sus casas”, agrega.

Al llegar a Mar del Plata, “personal del Same nos tomó todos los datos” antes de bajar. “Imagino para tener un registro y poder controlar que realicemos la cuarentena, que en mi caso es obligatoria hasta el 4 de abril”, cuenta el jugador que no sabe si esta 2020 podrá jugar en el torneo local por el nuevo día y horario de los partidos de Primera y por los horarios de la facultad y trabajo.



Ariel Bagaloni (ariel.bagaloni@hotmail.com)

En Twitter e Instagram: @arielbagaloni. Periodista. Productor de radio.

Agregar comentario

Escriba un comentario

debug123

Tweets por @ignaciosaraceno

Tweets por @brunograssi

Facebook de Planeta Naranja

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com